abrir menú
logotipo Dia
abrir menu de usuario

Ajoblanco

Receta de: Cremas y sopas
Plato: Entrantes, Plato frío, Primer plato
Cocina: Ocasiones especiales, Tradicional
Ajoblanco
Fácil
< 20
151-300
€€
Ajoblanco
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Ingredientes
  • Almendra entera (50 gr.)
  • Ajo (1 diente)
  • Vinagre de Jerez (15 ml.)
  • Pan de molde (1 rebanada, solo la miga)
  • Uvas (un puñado, blancas peladas -o pasas-)
  • Agua (250 ml.)
  • Aceite de oliva vírgen extra (50 ml.)
  • Sal (al gusto)
  • Almendra entera (100 gr.)
  • Ajo (1 diente grande)
  • Vinagre de Jerez (30 ml.)
  • Pan de molde (2 rebanada, solo la miga)
  • Uvas (un puñado, blancas peladas -o pasas-)
  • Agua (500 ml.)
  • Aceite de oliva vírgen extra (100 ml.)
  • Sal (al gusto)
  • Almendra entera (150 gr.)
  • Ajo (2 dientes)
  • Vinagre de Jerez (45 ml.)
  • Pan de molde (3 rebanadas, solo la miga)
  • Uvas (un puñado, blancas peladas -o pasas-)
  • Agua (750 ml.)
  • Aceite de oliva vírgen extra (150 ml.)
  • Sal (al gusto)
Elaboración

Esta sopa fría tan típica de la gastronomía andaluza, de origen humilde, es hoy una verdadera delicia. Un plato muy fino y delicado y, sobre todo, muy sencillo de preparar.

Paso 1:

Si las almendras están sin pelar, lo mejor es escaldarlas en agua para que la piel se separe mejor. Escaldar no es más que una cocción muy rápida. Pon un cazo con agua a calentar y cuando rompa a hervir añade las almendras. Sácalas en apenas 10 segundos y échalas a un bol de agua fría. Ya puedes pelarlas sin problemas.

Paso 2:

Aunque tradicionalmente el ajoblanco se hacía triturando todo en un mortero durante largo rato… hoy en día, te será mucho más fácil y cómodo utilizar una batidora o trituradora. Coloca las almendras, el ajo pelado y sin el nervio central, el pan, el vinagre y el agua en el vaso de la picadora o batidora. Tritúralo todo hasta obtener un puré.

Paso 3:

Añade muy poco a poco el aceite, dejando caer apenas un hilito mientras sigues triturando, como si estuvieras ligando una mahonesa. Tritura hasta que quede bien fino, pruébalo y corrige de sal, de vinagre… y si la textura fuera muy espesa, añade un poquito más de agua. Guarda en la nevera al menos 2 horas.

Presentación:

Sirve el ajoblanco bien frío en cuencos individuales acompañado de uvas peladas, y si no están en temporada, utiliza uvas pasas. ¡Delicioso!