Almejas al ajillo
Receta de: Pescados y mariscos
Plato: Aperitivos y tapas, Plato caliente, Segundo plato
Cocina: Tradicional
Almejas al ajillo
Fácil
20-30
0-150
€€
Almejas al ajillo
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Ingredientes
  • Almejas (400 gr)
  • Ajo (2 dientes)
  • Guindilla (opcional, al gusto)
  • Perejil fresco
  • Aceite de oliva vírgen extra (4 cucharadas)
  • Sal
  • Pan
  • Almejas (800 gr)
  • Ajo (4 dientes)
  • Guindilla (opcional, al gusto)
  • Perejil fresco
  • Aceite de oliva vírgen extra (8 cucharadas)
  • Sal
  • Pan
  • Almejas (1 kg 200 gr)
  • Ajo (6 dientes)
  • Guindilla (opcional, al gusto)
  • Perejil fresco
  • Aceite de oliva vírgen extra (12 cucharadas)
  • Sal
  • Pan
Elaboración

Las almejas al ajillo son de esas recetas tradicionales que se hacen en un abrir y cerrar de ojos con muy pocos ingredientes y aun así resultan tan deliciosas que parece mentira. El sabor marino de la almeja y el fuerte y aromático del ajo combinan a la perfección en este plato que es un regalo de nuestras costas al paladar.

Paso 1:

Asegúrate de limpiar muy bien las almejas. Para ello, empieza enjuagándolas en agua fría. Después, prepara un bol amplio con agua y un puñado de sal. Coloca las almejas en un colador y sumérgelas en el agua limpia. Mete el bol en la nevera y déjalo allí un par de horas. Transcurrido ese tiempo, desecha las almejas que se encuentren abiertas y enjuaga las demás. De esta manera, nos habremos asegurado de eliminar todos los restos de arena que pudieran tener los moluscos en su interior.

Paso 2:

Pela los ajos y pícalos muy finamente. Lava el perejil, sécalo muy bien, separa las hojas y pícalas también muy finamente. Si deseas añadir un toque picante a la receta, corta la porción de guindilla que desees.

Paso 3:

Mezcla en un recipiente el ajo y el perejil picados, incluye la guindilla si quieres y vierte el aceite de oliva. Remueve y ejerce un poco de presión contra las paredes para que el aceite se impregne bien de sabor a ajo.

Paso 4:

Pon una sartén sin nada a fuego vivo. Cuando esté muy caliente, echa las almejas. Retíralas a una fuente conforme se vayan abriendo. Si después de 4 minutos quedan algunas sin abrir, deséchalas. 

Paso 5:

Vierte la mezcla de ajo, perejil y aceite en la misma sartén al fuego durante diez segundos y a continuación vierte la mezcla sobre las almejas de la fuente. Si has incluido la guindilla, recuerda retirarla en este momento para que ningún comensal se la encuentre por sorpresa. 

Presentación:

Uno de los puntos fuertes de estas almejas al ajillo es servirlas recién hechas para que no pierdan ningún aroma. Sazona con escamas de sal y ponlas inmediatamente sobre la mesa. ¡Que aproveche!

Sugerencia:

Uno de los principales secretos de un buen plato es la calidad de su materia prima. Para asegurarte unas almejas al ajillo deliciosas prepáralas con las almejas crudas de DIA, en la sección de congelados.