abrir menú
logotipo Dia
abrir menu de usuario

Bizcocho casero con fresas, arándanos y muy saludable

Receta de: Postres y dulces, Verduras y frutas
Plato: Postre
Cocina: Tradicional
Bizcocho casero con fresas, arándanos y muy saludable
Fácil
31-40
Bizcocho casero con fresas, arándanos y muy saludable
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Elaboración
Esta que te trago es la receta de un delicioso bizcocho casero con fresas, arándanos además de muy saludable, ya que todo lo que lleva es natural. Las frutas complementan el sabor de un ya de por si riquísimo bizcocho. Mientras preparamos la masa para el bizcocho, ponemos a calentar el horno a 200º para que vaya cogiendo temperatura. Ahora en un bol grande batimos los 3 huevos con una varilla. Cuando este añadimos el yogur y seguimos batiendo. Tomando el envase de yogur como medida, echamos ¾ partes de aceite y lo echamos al bol y seguimos batiendo. Medimos ahora ¾ partes de azúcar y lo añadimos también. Ya por último, echamos 3 medidas del yogur de harina a la que le añadiremos medio sobrecito de levadura en polvo. Con todo en el bol, lo mezclamos todo bien hasta que sea una mezcla uniforme y homogénea. El molde donde vamos a cocinar el bizcocho, o los moldes según prefiramos, lo forramos con papel de horno cubriendo base y paredes. Vertemos la mezcla en el molde. Lo llevamos al horno para que se cocine, bajamos la temperatura a unos 180ºC y lo cocinamos durante unos 30 a 35 minutos. Pasado ese tiempo lo sacamos del horno y dejamos que se temple antes de desmoldar. Cuando lo vayamos a servir ponemos por encima una buena cantidad de fresas y arándanos, además de un copete de nata montada. Este bizcocho casero con fresas, arándanos es delicioso. Trucos y consejos: Si quieres hacerlo aún más rico, puedes bañarlo en un poco de almíbar o algún licor que te guste, claro está siempre que no lo vayan a comer niños. Si lo haces en moldes individuales, el tiempo de cocción se reducirá un poco. Si quieres comprobar que el bizcocho está hecho, puedes pincharlo con un palillo o con un cuchillo en el centro del mismo, y si cuando lo saques está seco y limpio, es que el bizcocho ya está listo. En el caso de que no se tenga papel vegetal para forrar el molde, lo que se puede hacer es untarlo con un poco de mantequilla u otra grasa, como aceite, y después espolvorearlo con un poco de harina, sacudiéndolo a continuación para quitar el exceso de la misma. Con esto se consigue lo mismo que con el papel, que es que no se nos pegue el bizcocho al molde.