abrir menú
logotipo Dia
abrir menu de usuario

Bombones rellenos caseros

Receta de: Postres y dulces
Plato: Postre
Cocina: Tradicional
Bombones rellenos caseros
Fácil
41-50
€€
Bombones rellenos caseros
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Elaboración
Tener bombones en casa es como tener una tentación a mano. Pero es que están tan buenos. Estos bombones rellenos son como pequeños pecaditos que me permito de vez en cuando, pero es que me consuelo pensando que como los hago yo no pueden ser tan malos. A mis hijos estos caseros les gustan más que los comprados, asique para satisfacer sus necesidades de azúcar los suelo hacer bastante a menudo. Pruébalos y ya me dirás. Lo primero que hacemos es preparar el relleno. Para lo que hay que poner en una cazuela azúcar, agua y la leche en polvo. Cocinar durante unos 8 minutos a fuego moderado. Este tiempo lo empezaremos a contar desde que comienza a hervir. Sacar del fuego y esperar a que enfríe un poco e incorporaremos la margarina. Mezclar hasta que esté bien derretido y presente la textura de una crema homogénea. Agregaremos luego el chocolate blanco picado y daremos vueltas hasta mezclar bien y que el chocolate blanco esté bien disuelto. Vertemos esta mezcla sobre unos moldes que hayamos escogido anteriormente y dejamos que se enfríen y endurezcan. Cuando veamos que este relleno de chocolate blanco ya está duro, ponemos a derretir a baño maría el chocolate con leche. Cuando esté bien desecho dejamos enfriar un poco. Desmoldamos los bombones de chocolate blanco y les sumergimos en el chocolate con leche que ya estará lo suficientemente templado como para no derretir la preparación de chocolate blanco. Sacamos los bombones bien cubiertos del chocolate con leche y les ponemos en una rejilla para que escullen el exceso de chocolate o sobre un papel parafinado. Dejaremos que se enfríe completamente la cobertura. Podemos hacer que esto sea más rápido si lo llevamos al frigorífico. Y ya están listos nuestros delicioso Bombones rellenos caseros. Guárdalos porque no podrás parar de comerlos. A los niños les encantan. En la receta te indico chocolate con leche para la cobertura, pero si quieres también puedes hacerlo con chocolate negro. Son un poco más fuertes pero igualmente ricos.