abrir menú
logotipo Dia
abrir menu de usuario

Cazuela de ternera con aceitunas

Receta de: Carnes
Plato: Plato caliente, Plato único, Segundo plato
Cocina: Tradicional
Cazuela de ternera con aceitunas
Fácil
50 >
151-300
€€
Cazuela de ternera con aceitunas
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Ingredientes
  • Ternera (300 gr. )
  • Vino tinto (190 ml.)
  • Tomates (2)
  • Tomillo
  • Ajo (1 diente pequeño)
  • Aceite de oliva (2 cucharadas)
  • Cebollitas francesas (6)
  • Aceitunas negras (10, sin hueso)
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Agua
  • Ternera (600 gr. )
  • Vino tinto (375 ml. )
  • Tomates (4)
  • Tomillo
  • Ajo (1 diente)
  • Aceite de oliva (3 cucharadas)
  • Cebollitas francesas (12)
  • Aceitunas negras (20, sin hueso)
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Agua
  • Ternera (900 gr. )
  • Vino tinto (550 ml.)
  • Tomates (6)
  • Tomillo
  • Ajo (2 dientes)
  • Aceite de oliva (6 cucharadas)
  • Cebollitas francesas (18)
  • Aceitunas negras (30, sin hueso)
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Agua
Elaboración

Este es uno de esos guisos que se cocinan a fuego lento y que la paciencia después se nota en el resultado. Si tienes tiempo, ésta será una receta ideal para un almuerzo de domingo, una cena con amigos o una reunión en familia. Un plato tradicional en el que la carne quedará impregnada de un sabor y un aroma espectacular.

Paso 1:

Corta la carne en trozos (si no la has comprado ya troceada) y dórala en una cazuela con aceite. Los trozos no deben ser demasiado pequeños, sino al menos como una nuez grande cada uno. Cuando esté en su punto retírala de la cazuela y sazona con sal y pimienta.

Paso 2:

Aprovecha el mismo aceite que ha quedado de la carne para preparar un rico sofrito. Pela las cebollas y pica una mitad, mientras que la otra mitad la tienes que reservar para después. (Antes de hacerlo puedes mojar el cuchillo con agua para evitar llorar. Es uno de los trucos que dan algunos cocineros para el eterno dilema de la cebolla. A ver si tienes suerte…). Dora la cebolla picada junto al ajo también en trocitos. Remata el sofrito con el tomillo y con la mitad de los tomates (los debes cortar en octavos). Y deja cocer todo hasta que tu cocina se inunde con un olor irresistible y se haya hecho el sofrito.

Paso 3:

Añade la carne a la cazuela junto al vino y cubre todo con agua. Mezcla bien y cuece, cubierto con una tapa a fuego lento durante una hora y media más o menos. Hay que tener paciencia pero el resultado merecerá la pena. Cuando todavía falte una media hora de cocción incorpora las cebollitas enteras que habías reservado antes, la otra mitad de los tomates cortados y las aceitunas negras. Termina los treinta minutitos de cocción y ¡listo¡ 

Presentación:

En lugar de servirlo directamente a la mesa en la cazuela, puedes optar por hacerlo en raciones individuales o incluso en formato ‘tapa’. Ayúdate de cazuelitas pequeñas de barro o cerámica (que son fáciles de encontrar en tiendas) y que aportan elegancia.

Truco:

Si te sobra parte del guiso puedes preparar, por ejemplo, unas deliciosas hamburguesas o, simplemente, picar la carne finita y usarla como relleno de una lasaña improvisada o una receta de pasta.