Ceviche de gambas con Bloody Mary
Receta de: Pescados y mariscos
Plato: Entrantes, Plato frío, Primer plato
Cocina: Ligera, Moderna, Ocasiones especiales
Ceviche de gambas con Bloody Mary
Media
20-30
0-150
€€
Ceviche de gambas con Bloody Mary
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Ingredientes
  • Langostinos (8 uds., crudos)
  • Zumo de tomate (250 ml.)
  • Vodka (20 ml.)
  • Cebolla morada (un trozo)
  • Cilantro (1 manojo pequeño)
  • Tomates cherry (4 uds.)
  • Pimiento rojo (un trozo)
  • Chile rojo o guindilla (media)
  • Limón (1 ud.)
  • Aceite de oliva vírgen
  • Pimienta negra
  • Sal
  • Langostinos (16 uds., crudos)
  • Zumo de tomate (500 ml.)
  • Vodka (40 ml.)
  • Cebolla morada (media, pequeña)
  • Cilantro (1 manojo)
  • Tomates cherry (8 uds.)
  • Pimiento rojo (un cuarto)
  • Chile rojo o guindilla (1 ud.)
  • Limón (2 uds.)
  • Aceite de oliva vírgen
  • Pimienta negra
  • Sal
  • Langostinos (24 uds., crudos)
  • Zumo de tomate (750 ml.)
  • Vodka (60 ml.)
  • Cebolla morada (tres cuartos, pequeña)
  • Cilantro (1 manojo)
  • Tomates cherry (12 uds.)
  • Pimiento rojo (medio)
  • Chile rojo o guindilla (1 ud.)
  • Limón (3 uds.)
  • Aceite de oliva vírgen
  • Pimienta negra
  • Sal
Elaboración

Una combinación fabulosa: un ceviche de langostinos, con los intensos aromas del cilantro o los cítricos, con el más reconstituyente de todos los cócteles: el Bloody Mary. La tradición culinaria peruana y la  modernidad de la coctelería. Se trata de un plato sorprendente, y exquisito, con el que triunfarás, sin lugar a dudas, en todas tus celebraciones.

Paso 1:

Pela los langostinos (también sirven gambas). Corta a la mitad longitudinalmente y después a la mitad horizontalmente. Exprime el limón y marina en su jugo los langostinos durante una hora en la nevera.

Paso 2:

Pela y pica la cebolla lo más finita que puedas junto con el chile picante. Por otro lado, lava y pica en juliana fina el pimiento rojo. Finalmente lava y corta a la mitad los tomates cherry.

Paso 3:

Mezcla el zumo de tomate (que debe estar muy frío… así que tenlo antes en la nevera) con un poco de sal, un poco de aceite de oliva virgen extra, un poco de pimienta recién molida, la cebolla picada y el chile. Lava y pica un poco de cilantro y mézclalo también. Añade, por último, el vodka y mézclalo todo bien.

Paso 4:

Cuando las gambas ya estén marinadas, sácalas y añade un poquito del zumo de limón al zumo de tomate con el resto de ingredientes.

Presentación:

En un pequeño plato hondo coloca las gambas, los tomates, el pimiento y decora con algunas hojitas de cilantro. Sirve en la mesa y añade el zumo de tomate aliñado en el último momento. En un día de celebración, y para una presentación impactante… prueba a servirlo en una copa de Martini… ¡Éxito asegurado!

El origen del Bloody Mary:

El nombre de este cóctel hace honor a María Tudor, reina de Inglaterra durante un breve pero sangriento periodo de tiempo (2553-1558). El Bloody Mary nació en Paris, en 1921, concretamente en el Harry’s New York Bar… aunque también hay otras versiones –mucho menos extendidas- que sitúan su origen en el bar del St. Regis Sheraton de Nueva York. Se sirve siempre adornado con una ramita de apio. Parece ser que fue en los años 60, en Chicago, cuando un cliente del hotel Ambassador al recibir el cóctel en su habitación sin cucharilla para removerlo utilizó lo único que tenía a mano: una rama de apio procedente de un plato de crudités de verduras que también había pedido. Dicen de este cóctel que es el mejor para superar una mañana de ‘resaca’ y es que, en efecto, gracias al zumo de tomate, tiene propiedades reconstituyentes.