abrir menú
logotipo Dia
abrir menu de usuario

Crema cuajada de espárragos blancos

Receta de: Cremas y sopas
Plato: Entrantes, Plato caliente, Primer plato
Cocina: Ligera, Tradicional
Crema cuajada de espárragos blancos
+Fácil
20-30
151-300
Crema cuajada de espárragos blancos
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Ingredientes
  • Espárragos blancos (250 gr)
  • Leche (500 ml)
  • Mantequilla (45 gr.)
  • Harina (10 gr.)
  • Nuez moscada (1/2 cucharadita)
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Pimienta blanca
  • Cebollino
  • Espárragos blancos (500 gr)
  • Leche (1 litro)
  • Mantequilla (90 gr.)
  • Harina (20 gr.)
  • Nuez moscada (1 cucharadita)
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Pimienta blanca
  • Cebollino
  • Espárragos blancos (750 gr)
  • Leche (1.500 ml)
  • Mantequilla (130 gr.)
  • Harina (30 gr.)
  • Nuez moscada (1 y 1/2 cucharadita)
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Pimienta blanca
  • Cebollino
Elaboración

Con pocos ingredientes y el único esfuerzo de batir concienzudamente la crema para que no queden grumos, esta delicada (¡y deliciosa!) crema cuajada de espárragos blancos te puede solucionar una cena rápida pero no exenta de elegancia.

Paso 1:

Saca los espárragos de su envase, enjuágalos y escúrrelos.

Paso 2:

Pon la leche al fuego en un cazo y añádele los espárragos (si no caben enteros córtalos por la mitad pero no mucho más porque luego vas a tener que rescatarlos), la sal, la pimienta y la nuez moscada. Llévala a ebullición y, en cuanto empiece a hervir, baja el fuego y deja cocer los espárragos durante diez minutos. Retíralos de la leche después de ese tiempo. Sobre una tabla de cocina, córtales las puntas y resérvalas para decorar posteriormente el plato. 

Paso 3:

Lava y seca muy cuidadosamente el cebollino. Haz un pequeño hatillo con las hebras, colócalo sobre la tabla de cortar y, con un cuchillo lo más afilado posible para seccionar las delicadas hierbas y no aplastarlas, pícalo deslizando el cuchillo hacia delante y hacia atrás sin levantar la punta de la tabla. Resérvalo.

Paso 4:

En una cacerola amplia de fondo grueso pon a derretir la mantequilla junto a un chorrito de aceite para que no se queme. Cuando esté líquida y caliente, añade poco a poco la harina y remueve constantemente con unas varillas de silicona para hacer el roux (la amalgama de harina y mantequilla cocidas) que será la base de tu crema. No dejes que se tueste porque la crema es de color claro.

Paso 5:

Al cabo de dos o tres minutos, comienza a echar un hilillo de leche caliente sin dejar de batir. Al principio se formará una pasta espesa y llena de grumos; no te preocupes y sigue trabajándola con las varillas. Conforme vayas añadiendo la leche se irá formando una salsa suelta y aterciopelada. Cuando termines de añadir toda la leche, deja cocer un mínimo de dos minutos y después al gusto, hasta que alcance el espesor que prefieras.

Paso 6:

Añade los espárragos cocidos (salvo las puntas) y bátelo todo con una batidora o un robot de cocina. Para obtener una textura fina y fluida, pasa el resultado por un chino, ayudándote de un cacito de tamaño pequeño para empujar la crema a través de la malla y se desperdicie lo menos posible. 

Presentación:

Sirve tu crema cuajada de espárragos blancos caliente y recién hecha. Adórnala con las puntas de los espárragos y el cebollino picado. El blanco puro de la crema y el verde intenso del cebollino crearán un contraste precioso.

Sugerencia:

Si quieres que la base de tu crema cuajada de espárragos blancos sea una garantía de frescura y sabor, no olvides añadir a tu compra habitual un bote de espárragos blancos muy gruesos de la línea Delicious de DIA. ¡Puedes usarlos en multitud de platos además de en éste!