abrir menú
logotipo Dia
abrir menu de usuario

Crema de calabaza con jengibre y aceite de trufa

Receta de: Cremas y sopas
Plato: Entrantes, Primer plato
Cocina: Ocasiones especiales, Tradicional
Crema de calabaza con jengibre y aceite de trufa
+Fácil
41-50
0-150
€€
Crema de calabaza con jengibre y aceite de trufa
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Ingredientes
  • Calabaza
  • Cebolla
  • Agua
  • Jengibre fresco
  • Mantequilla
  • Semillas de sésamo negro
  • Queso cremoso
  • Cebollino
  • Aceite de oliva
  • Calabaza (1/2 kg)
  • Cebolla (1 u.)
  • Agua (600 ml)
  • Jengibre fresco (1,5 gr., rallado)
  • Mantequilla (12 g)
  • Semillas de sésamo negro (4 g)
  • Queso cremoso (4 c.s.)
  • Cebollino
  • Aceite de oliva (al aroma de trufa blanca)
  • Calabaza
  • Cebolla
  • Agua
  • Jengibre fresco
  • Mantequilla
  • Semillas de sésamo negro
  • Queso cremoso
  • Cebollino
  • Aceite de oliva
Elaboración

Cortar la cebolla en brunoise y sofreírla en un poco de aceite. Mientras tanto pelar la calabaza y cortarla a daditos de 2-3 cm, para que esté cocida antes (Un truco para pelar la calabaza fácil es meterla en el horno un ratito, la parte de fuera queda más blandita y se pela muy fácilmente.)

Una vez la cebolla está doradita añadir la calabaza y darle cuatro vueltas con la cebolla. Añadir el jengibre picado y el agua y dejar cocer a fuego medio durante 25-30'.

Cuando la calabaza esté bien blandida retiramos del fuego y reservamos un poco de agua de la cocción, que luego añadiremos poco a poco hasta conseguir la consistencia deseada (yo recomiendo dejarla finita, que no parezca una papilla)

Triturar con el túrmix e ir añadiendo el liquido reservado hasta que nos guste la textura. Incorporar la mantequilla y acabar de emulsionar triturando. Pasar la crema por el chino o colador para que quede más suave.

A la hora de servirla (no muy caliente, mejor que tienda a templada) le añadiremos poco a poco unas gotas de aceite de trufa, con cuidado de no pasarnos, tendríamos que tirar la crema (ir probando cada 2-3 gotas).

La mejor forma de evitar accidentes es echar primero las gotas en la cuchara y luego incorporar a la crema. Emplatar con una quenelle de queso crema (o si se pudiera, la idea principal era una esferificación de queso fresco mozzarella) y decorar con semillas de amapola o sésamo y cebollino picado.

Receta enviada por Aitanadb