abrir menú
logotipo Dia
abrir menu de usuario

Croquetas de espinacas

Receta de: Verduras y frutas
Plato: Aperitivos y tapas, Entrantes
Cocina: Tradicional
Croquetas de espinacas
Media
41-50
Croquetas de espinacas
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Elaboración
Hay pocas cosas más típicas en las barras de los bares de nuestro país para servir como tapas que las croquetas. Se pueden hacer prácticamente de cualquier cosa y siempre están buenísimas. Hoy os traigo una receta de croquetas de espinacas que harán las delicias de todos aquellos que las probéis. Quedan muy buenas y cremosas. Ponemos un poco de aceite en una sartén y añadimos en ella las espinacas. Las dejamos a fuego lento y las damos vueltas y aplastamos un poco de vez en cuando. En el momento en que ya estén pochadas en el aceite, las retiramos y en la misma sartén a la que añadimos otro poco de aceite pochamos la cebolla muy picada. Dejamos que se pongan transparentes y las retiramos del fuego junto con las espinacas ya hechas. Esa misma sartén la volvemos a llevar al fuego con la cucharada de aceite. Una vez que esté un poco caliente, bastante antes de que empiece a humear, se aparta la sartén y se va echando con una cucharada de madera la harina a la misma, removiéndola hasta que se vea que se hace masa y la harina se haya cocinado perdiendo así su sabor a crudo. Ponemos nuevamente la sartén en el fuego no demasiado fuerte y se añade la leche poco a poco, sin que paremos de mover la masa hasta que esta esté cocida y consistente. Si lo deseamos añadimos un toque de nuez moscada, un poco de sal y las espinacas con la cebolla. Lo dejamos cociendo en la sartén sin parar de moverla para mezclarlo bien todo hasta que se espese. Una vez espesa se vacía en una fuente y se deja enfriar. Cuando la masa esté ya bien fría, se le va dando forma a las croquetas. Hecho esto se mojan las croquetas en el huevo que hemos batido en un bol y seguidamente se untan en pan rallado. Si queremos podemos ir poniéndolas en una fuente para reservarlas hasta el momento de freírlas. Las croquetas las freímos en abundante aceite caliente, la cantidad suficiente para que las cubra. Cuando veamos que se ponen doradas las sacamos del aceite y las disponemos sobre papel de cocina para que absorba el exceso de grasa. No tenemos porqué hacer estas croquetas de espinacas con espinacas frescas, ya que podemos hacerlas con congeladas, pero siempre asegurándonos de que están totalmente descongeladas antes de cocinar.