abrir menú
logotipo Dia
abrir menu de usuario

Crostinis de guisantes

Receta de: Huevos y patatas
Plato: Aperitivos y tapas, Entrantes, Plato frío, Primer plato
Cocina: Ligera, Ocasiones especiales
Crostinis de guisantes
Fácil
20-30
151-300
Crostinis de guisantes
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Ingredientes
  • Guisantes (congelados, 150 gr. )
  • Queso semicurado (rallado, media cucharada y un poco más para espolvorear)
  • Limón (un cuarto para zumo)
  • Avellanas (15 gr. )
  • Pan (2 rebanadas o tostas)
  • Huevos (2)
  • Aceite de oliva vírgen extra
  • Sal
  • Guisantes (congelados, 300 gr.)
  • Queso semicurado (rallado, 1 cucharada y un poco más para espolvorear)
  • Limón (medio para zumo)
  • Avellanas (25 gr. )
  • Pan (4 rebanadas o tostas)
  • Huevos (4)
  • Aceite de oliva vírgen extra
  • Sal
  • Guisantes (congelados, 450 gr. )
  • Queso semicurado (rallado, 1 cucharada colmada y un poco más para espolvorear)
  • Limón (1 pequeños para zumo)
  • Avellanas (40 gr. )
  • Pan (6 rebanadas o tostas)
  • Huevos (6)
  • Aceite de oliva vírgen extra
  • Sal
Elaboración

Los crostinis son un típico aperitivo italiano muy tradicional que se prepara a base de pan tostado y se acompaña con ingredientes muy variados. Quizás esta idea te recuerde a nuestra tapa, nuestras tostas o nuestros montaditos.. Sí, la inspiración es la misma y puedes llamarlo como quieras. Aquí tienes un tentempié infalible con huevo escalfado y una crema de guisantes que te sorprenderá incluso… si eres de los que los aparta en la paella…

Paso 1:

Corta una rebanada de pan por persona y tuéstalas en el horno con grill o, directamente, en la tostadora. También puedes comprar pan tostado si te es más cómodo.

Paso 2:

Llena con agua una olla o cazo. Echa un poco de sal y ponla al fuego. Cuando hierva echa los guisantes congelados y espera a que el agua vuelva a hervir de nuevo. Entonces cuélalos y enfríalos con un poco de agua fría. Vuelve a colarlos.  

Paso 3:

Exprime el limón para obtener zumo y, en un bol, mezcla ese zumo con los guisantes (reserva un poco de zumo). Echa también el queso semicurado rallado, una pizca de sal y las avellanas. Entonces tritúralo bien todo. Pero aquí entra en juego el gusto del cocinero: o bien tritura hasta que te quede una masa fina y sin grumos, o bien, no tritures del todo para que tenga más textura.

Paso 4:

El broche de oro a nuestra tostada lo pondrá un huevo escalfado ¿Ya lo has preparado antes? Nosotros te damos nuestro truco: pon en un cazo pequeño agua, un chorrito del zumo de limón que has reservado y un poco de sal. Ponlo al fuego y cuando esté caliente baja la potencia hasta que llegue a hervir, muy suavemente. Entonces, rompe el huevo en un bol y ponlo – con mucho cuidado -  en medio del cazo. Cocina durante unos 3 minutos hasta que veas que la clara esté cuajada y la yema blandita y jugosa.

Paso 5:

Para montar estos crostinis, unta las tostadas con la crema de guisantes, pon el huevo encima y espolvorea un poco de queso semicurado rallado (u otro similar).

Presentación:

Riega cada huevo con unas gotitas de aceite de oliva virgen a la hora de servirlo. Una hierba aromática fresca también le aportará un buen toque de color.

Truco:

Si te ha sobrado crema de guisantes, aprovéchala para dar un toque de color en el plato, para acompañar alguna carne a la plancha o para picar con un poquito de pan. Está tan rica que otra opción es tomarla… ¡a cucharadas!