abrir menú
logotipo Dia
abrir menu de usuario

Croutes de carne al queso Brie

Receta de: Bebidas y lácteos, Verduras y frutas
Plato: Aperitivos y tapas, Entrantes, Plato frío
Cocina: Moderna
Croutes de carne al queso Brie
Fácil
31-40
Croutes de carne al queso Brie
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Elaboración
Un plato de origen francés y que me gusta muchísimo son unas croutes de carne al queso Brie. Están muy ricas y yo las suelo preparar cuando en casa tengo una visita que se alarga y que acabo invitando a cenar. Adoro cocinar, investigar, probar, etc. Una de las cocinas que más me gustan y que me llaman muchísimo la atención, es la cocina francesa, por eso, casi todos los platos de picoteo que preparo, suelen ser franceses. Hacerlos en casa porque os encantarán. En primer lugar, ponemos una sartén al fuego con un poco de aceite. Mientras se calienta vamos picando la cebolla, de forma muy fina, y el ajo de la misma manera. Con el aceite caliente echamos la cebolla y el ajo y los dejamos hacer hasta que la cebolla esté transparente. Agregamos a la sartén la carne picada y salpimentamos. Espolvoreamos también el orégano. Lo dejamos hacer, sin parar de dar vueltas, hasta que la carne esté dorada y no haya restos de líquido en la sartén. Lo echamos en un bol y lo mezclamos con el queso brie. Reservamos. Ponemos ahora el horno a calentar a una temperatura media. Estiramos la masa de hojaldre y la partimos en rectángulos. Echamos en el centro una porción de la mezcla de carne y queso sin que llegue a tocar los bordes. Untamos los bordes con un poco de agua y ponemos encima otro rectángulo de masa de hojaldre que lo cubra todo. Cerramos bien los bordes, haciendo si fuera necesario y pliegue para que el relleno no se salga. Pintamos la superficie de huevo batido y la espolvoreamos generosamente con semillas de amapola. Lo llevamos al horno en una bandeja adecuada para él, y lo dejamos hacer hasta que veamos que la masa de hojaldre está doradita. Finalmente, las croutes de carne al queso brie ya estarán y se sirven calientes. Puedes acompañarlas con unas patatas asadas o unas verduras cocidas, como prefieras, o incluso las dos. ¡Fácil, rápidas y riquísimas!