abrir menú
logotipo Dia
abrir menu de usuario

Dúo de helados de vino (blanco y tinto)

Receta de: Postres y dulces
Plato: Postre
Cocina: Moderna
Dúo de helados de vino (blanco y tinto)
Fácil
50 >
301-500
€€
Dúo de helados de vino (blanco y tinto)
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Elaboración

Si no tienes azúcar invertido, es lo primero que debes preparar. Se trata de un endulzante más potente que el azúcar normal, que se genera a partir de una reacción química en la que la sacarosa se rompe, dando lugar a glucosa y fructosa. Cuando preparamos helados es muy útil por su efecto anticristalizante, que ayuda a hacer helados más cremosos.

Pon en un cazo el agua y calienta hasta alcanzar los 50º. Añade el azúcar, mezcla y sigue calentando hasta que llegue a 80º. Echa el sobre blanco de la gaseosilla, mueve y deja enfriar. Cuando marque 65º, echa poco a poco el sobre azul/morado (según la marca) de la gaseosilla, que comenzará a hacer burbujas. Espera a que se enfríe completamente y guarda en un tarro de cristal. Puedes conservarlo durante aproximadamente un año bien cerrado a temperatura ambiente.

Para hacer el helado de vino tinto, calienta en una cacerola el vino con el azúcar, la canela, el jengibre fresco y la piel del limón. Cuando llegue a ebullición, cuece durante 10 minutos, para que se evapore el alcohol. Apaga el fuego y deja infusionar unos 10 minutos, tapado. Cuela y reserva hasta que se enfríe.

En un bol, bate las yemas con el azúcar invertido y añade, poco a poco, la mezcla de vino. Bate hasta coneguir una mezcla homogénea. Pon entonces en un cazo a fuego lento y calienta sin que llegue a hervir, moviendo continuamente para que no se agarre. Debe mantenerse al fuego hasta que espese y adquiera textura de una natilla líquida.

Vierte a un recipiente, cubre con film adherido a la crema y deja enfriar. Guarda en la nevera durante unas 12 horas.

Para preparar el helado de vino blanco, mezcla el yogu griego con el azúcar hasta que éste se disuelva. En otro recipiente, mezcla el vino con unas gotas de zumo de limón y una pizca de sal. Añade poco a poco a la crema de yogur. Guarda en un recipiente en la nevera durante 12 horas para que se enfríe.

Mientras las cremas para los helados se enfrían, haz la salsa de arándanos. Calienta en un cazo los arándanos con el azúcar, el zumo de medio limón, la cucharada de agua y la ralladura fina de cáscara de limón. Deja cocer a fuego medio-bajo unos 10 minutos. Pasa a un recipiente y deja que se enfríe en la nevera.

Cuando las mezclas de los helados estén bien frías, manteca en la heladera de uno en uno. Enciende la heladera y echa la mezcla en su interior. El helado de vino blanco tardará unos 15-20 minutos en mantecar. Pasa a un recipiente, tapa y guarda en el congelador. Enfría la cubeta de nuevo y manteca el helado de vino tinto, que tardará unos 20-25 minutos. Pasa a un recipiente, tapa y guarda en el congelador. 

Para hacer las peinetas de chocolate explosivo, derrite el chocolate troceado en onzas en el microondas, en tramos de 15-20 segundos, moviendo cada vez. Cuando esté completamente líquido, pasa a una manga con boquilla fina y haz formas sobre un papel vegetal colocado en una bandeja. Espolvorea con peta-zeta y enfría unos 30-45 minutos. Saca las peinetas de la nevera justo cuando las vayas a colocar en el helado, en el momento de servir. No puedes hacer las peinetas con mucha antelación, o los peta-zeta se desharán.

Antes de emplatar, saca el helado de vino blanco y deja a temperatura ambiente unos 15 minutos. El de vino tinto, sácalo en el momento. Coloca un par de bolas de helado de cada. Napa el helado de vino tinto con salsa de arándanos y coloca una peineta sobre el helado de vino blanco.

*Ten en cuenta que el helado de vino tinto no contiene alcohol, pero el de vino blanco, sí lo conserva.

*Si no tienes heladera, guarda las cremas en el congelador y mezcla bien cada media hora durante las primeras tres horas de congelación.