abrir menú
logotipo Dia
abrir menu de usuario

Empanadas litoraleñas

Receta de: Panes y masas, Postres y dulces
Plato: Postre
Cocina: Tradicional
Empanadas litoraleñas
Media
20-30
€€
Empanadas litoraleñas
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Elaboración
Es gracioso como el tener amigos de otros países puede llegar a cambiar tu forma de comer. Lo digo porque antes de que Martina apareciese en mi vida, no comía ningún tipo de empanada, pero esta argentina ha hacho que las coma tanto en su versión salada como dulce. Un postre fantástico de su país son estas empanadas litoraleñas que según me dijo son típicas de la costa argentina y que están rellenas de una dulce masa de queso, nata y yemas. Buenísimas. Las prepararemos haciendo por un lado la masa y por otro el relleno. Para la masa hay que tamizar dos veces las harinas junto con la sal. Colocar en un bol, haciendo un hueco en el centro y verter el aceite en el centro, ir uniendo la masa a medida que se va incorporando poco a poco la mezcla de leche y agua. Cuando sea posible trabajar la mezcla con las manos, poner sobre una superficie lisa enharinada y amasar hasta obtener un bollo de forma cilíndrica. Cortar en rodajas finas y cada uno de ellos estirar con el rodillo para hacer las obleas de las empanadas. Hay que asegurarse de que quedan bien finos para que a la hora de comer no nos resulte demasiada pesada la masa. Para el relleno hacer una crema con una yema, la maicena o fécula de maíz y la leche fría. Se lleva al fuego y mover con unas varillas de alambre hasta que espese. Cuando este del espesor deseado retirar del fuego y ponerlo en un bol. Rallar el queso gouda de forma gruesa y añadirlo a la masa anterior junto con el azúcar y las yemas restantes, mezclar y condimentar. Se mete en la nevera hasta que se enfríe. Con los dos elementos de las empanadas listos nos disponemos a hacerlas. Para ello hay que agregar una porción de relleno frío sobre la masa, mojar los bordes con clara batida y cerrar. Por ultimo se fríen las empanadas litoraleñas en abundante aceite hasta que se doren, momento en el que se retiran sobre papel de cocina para que absorba el exceso de aceite y se espolvorean con azúcar.