abrir menú
logotipo Dia
abrir menu de usuario

Ensalada de manzana, espinacas y mozzarella

Receta de: Ensaladas
Plato: Aperitivos y tapas, Entrantes, Guarnición, Plato frío, Plato único, Primer plato
Cocina: Ligera, Sin gluten
Ensalada de manzana, espinacas y mozzarella
+Fácil
< 20
0-150
Ensalada de manzana, espinacas y mozzarella
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Ingredientes
  • Escarola (50 gr)
  • Espinacas (50 gr)
  • Manzana (roja 1 ud)
  • Grosellas (2 cucharadas)
  • Queso mozzarella (125 gr)
  • Nueces (2 cucharadas)
  • Aceite de oliva vírgen extra
  • Vinagre de manzana
  • Sal
  • Escarola (100 gr)
  • Espinacas (100 gr)
  • Manzana (roja 2 uds)
  • Grosellas (4 cucharadas)
  • Queso mozzarella (250 gr)
  • Nueces (4 cucharadas)
  • Aceite de oliva vírgen extra
  • Vinagre de manzana
  • Sal
  • Escarola (150 gr)
  • Espinacas (150 gr)
  • Manzana (roja 3 uds)
  • Grosellas (6 cucharadas)
  • Queso mozzarella (375 gr)
  • Nueces (6 cucharadas)
  • Aceite de oliva vírgen extra
  • Vinagre de manzana
  • Sal
Elaboración

Ahora que empiezan a apretar los calores no hay almuerzo o cena que no deba incluir una buena ración de vegetales y frutas frescos para consumir en crudo. O lo que es lo mismo: una ensalada. Lo bueno de las ensaladas es que hay miles de combinaciones divertidas posibles. Esta ensalada de manzana, espinacas y mozzarella combina el sabor neutro y el aporte nutritivo de las espinacas con el frescor de la escarola, el toque suculento de la mozzarella, la nota ácida de las grosellas, el dulzor de la manzana y la carnosidad de los frutos secos. Osea, una fiesta en tu paladar.

Paso 1:

Lava concienzudamente la piel de la manzana puesto que se va a consumir; después, sécala. Con un cuchillo especialmente bien afilado, parte la manzana por la mitad, apóyala sobre la parte plana de la tabla de cocinar para que te resulte más sencillo y córtala en láminas finas Si las vas a reservar mucho rato, frótalas con un poco de zumo de limón para que no se oxiden.

Paso 2:

Enjuaga y seca cuidadosamente las grosellas, manipulándolas siempre con mucha delicadeza ya que son frutas frágiles.

Paso 3:

Enjuaga con abundante agua tanto la espinaca como la escarola y sécalas. Puedes hacer esta última parte de la operación con paños de algodón limpios o con un secador de verduras giratorio. 

Paso 4:

Casca las nueces y recoge el fruto. Trocéalas muy ligeramente con un cuchillo.

Paso 5:

Escurre la mozzarella de su propio líquido y córtala en porciones fáciles de abarcar de un solo bocado.

Presentación:

Acomoda sobre un plato o una fuente un lecho de espinaca y escarola. Añade las rodajas de manzana, las grosellas, el queso mozzarella y las nueces distribuyéndolos libremente. Aliña tu ensalada de manzana, espinacas y mozzarella con un buen chorro de aceite de oliva virgen extra, vinagre de manzana a discreción y un poco de sal. Revuélvela un poco para que todo se impregne y lista para tomar.

Sugerencia:

Si quieres que el toque crocante de tu ensalada de manzana, espinacas y mozzarella sea, además, sabroso, cremoso, fresco y de indudable calidad, confía en las nueces peladas que puedes encontrar en cualquier establecimiento de DIA. Notarás la diferencia.