abrir menú
logotipo Dia
abrir menu de usuario

Gazpacho Andaluz con tropezones

Receta de: Cremas y sopas, Verduras y frutas
Plato: Entrantes
Cocina: Tradicional
Gazpacho Andaluz con tropezones
Fácil
20-30
Gazpacho Andaluz con tropezones
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Elaboración
Esta es una versión del gazpacho de siempre, lo que sucede es que en lugar de presentar todos los componentes de forma triturada, a algunos lo hemos hecho en parte en trocitos, haciendo que de esta forma haya dos texturas completamente diferentes. Este gazpacho Andaluz con tropezones es riquísimo y muy fresco, perfecto para cualquier día de calor. Lo primero que hacemos es poner en el vaso de una batidora o licuadora el pan remojado en agua y después escurrido junto con un diente de ajo, media cebolla, medio pepino y un pimiento, y se añade la sal y el aceite, para batirlo todo hasta que quede una masa muy fina y ligada. Si lo hacemos así obtendremos un gazpacho más ligado y cremoso, porque al no llevar el líquido de los tomates la mezcla se hace mejor. Una vez hemos ligado todo, añadimos el vinagre y los tomates troceados, y volvemos a batir. La mezcla que nos sale la pasamos por un chino o colador para que la mezcla nos quede más fina además de quitar todas las semillas y restos de pieles de las verduras. Una vez que lo hemos colado, le añadimos agua si lo queremos más claro y rectificamos de sal y vinagre a gusto. Lo guardamos en la nevera hasta la hora de servir. Para que sea un gazpacho andaluz con tropezones, lo tenemos que servir con cebolla, pimiento, pepino y tomate cortados en trocitos pequeños, así como cuadraditos pequeños de pan. Podéis convertir a este gazpacho andaluz en un plato único y completo si desmigáis en él unos pescaditos fritos como unos boquerones. EL contraste entre el crujiente del pescado y la suavidad de la sopa de gazpacho es impresionante. Para aprovechar todo el gazpacho y no desperdiciar nada, cosa que a mí me molesta mucho, podemos echar un poco de agua fría al recipiente donde hemos batido los ingredientes para limpiarlo y así recoger los restos de mezcla que hayan podido quedar y la vertemos al chino, donde volvemos a añadir algo más de agua para perder el mínimo de la mezcla en el colador, pero eso sí, ten esto en cuenta a la hora de añadir agua después.