abrir menú
logotipo Dia
abrir menu de usuario

Guisantes a la menta

Receta de: Legumbres
Plato: Entrantes, Plato caliente, Primer plato
Cocina: Para llevar, Para niños, Sin gluten, Tradicional
Guisantes a la menta
Fácil
< 20
151-300
Guisantes a la menta
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Ingredientes
  • Guisantes (125 gr. )
  • Cebollitas francesas (2)
  • Menta (unas hojas frescas)
  • Aceite de oliva vírgen extra
  • Caldo de verduras (50 ml. )
  • Pimienta negra
  • Sal
  • Guisantes (250 gr. )
  • Cebollitas francesas (4)
  • Menta (unas hojas frescas)
  • Aceite de oliva vírgen extra
  • Caldo de verduras (100 ml. )
  • Pimienta negra
  • Sal
  • Guisantes (375 gr. )
  • Cebollitas francesas (6)
  • Menta (un manojo de hojas)
  • Aceite de oliva vírgen extra
  • Caldo de verduras (150 ml. )
  • Pimienta negra
  • Sal
Elaboración

¿Has probado alguna vez el toque tan refrescante que la menta fresca puede dar a tus verduras? Puedes disfrutarlo con estos deliciosos guisantes a la menta. Si aún no has probado algo similar, esta es tu oportunidad. 

Paso 1: 

Limpia los guisantes y reserva. Si has comprado guisantes frescos tendrás que eliminar las vainas y extraerlos con cuidado… aunque si quieres una receta que se prepare rápidamente puedes optar por la opción de congelados. 

Paso 2:

Pica la cebolla en brunoise, es decir, en cuadritos muy chiquititos (en este truco puedes ver

Paso 3:

Calienta un poco de aceite de oliva en una sartén y sofríe la cebolla a fuego lento. En cuanto esté transparente, añade los guisantes frescos. 

A continuación echa las hojas de menta picadita para que aporten más sabor, y rehoga todo junto durante un par de minutos. Remueve bien para que todos los sabores se impregnen. 

Presentación: 

Esta receta de guisantes a la menta puede ser perfecta para servir como guarnición de carnes y pescado o para presentar como aperitivo o primer plato. 

Truco: 

Al cocinar con guisantes lo mejor es no cocinarlos en exceso, un escaldado rápido o un par de minutos en la sartén será suficiente. Y, por supuesto, crudos…están deliciosos. 

La mejor temporada para consumir guisantes frescos es la primavera, hasta la llegada del verano. Por las cocinas de DEMOS LA VUELTA AL DÍA pasó el conocido chef Iñaki Camba (Restaurante Arce, en Madrid), que cocinó con guisantes lágrima, una variedad muy apreciada y selecta. Mira

Sugerencia:

Minerales, vitaminas, mucha fibra, poca grasa…sus beneficios se cuentan por docenas…y los guisantes congelados pueden ser una buena opción, como los de marca DIA porque están seleccionados de producciones de gran calidad y se ultracongelan para que a tu mesa llegue la máxima calidad. Esta es una buena opción para comer verduras todo el año y tener siempre a mano en el congelador.