abrir menú
logotipo Dia
abrir menu de usuario

Helado de vainilla con naranja

Receta de: Postres y dulces
Plato: Plato frío, Postre
Cocina: Ligera, Moderna, Ocasiones especiales
Helado de vainilla con naranja
+Fácil
< 20
301-500
Helado de vainilla con naranja
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Ingredientes
  • Naranja (las necesarias para 250 ml. de zumo)
  • Helado (sabor vainilla, 500 ml. )
  • Menta (4 hojas)
  • Vino dulce (25 ml. )
  • Naranja (de mesa, para decorar)
  • Naranja (las necesarias para 500 ml. de zumo)
  • Helado (sabor vainilla, 1 litro)
  • Menta (8 hojas)
  • Vino dulce (50 ml. )
  • Naranja (de mesa, para decorar)
  • Naranja (las necesarias para 750 ml. de zumo)
  • Helado (sabor vainilla, 1.500 ml. )
  • Menta (12 hojas)
  • Vino dulce (75 ml. )
  • Naranja (de mesa, para decorar)
Elaboración

Este helado de vainilla con naranja zumo puede ser un estupendo ‘fin de fiesta’ e ideal para tardes o calurosas sobremesas de verano. Se trata de una receta muy sencilla y elegante, que combina el ácido del zumo de naranja, con el frescor del helado de vainilla, y el toque único del vino dulce. Cuida tu presentación y sorprende a tus invitados. 

Paso 1: 

Ralla la piel de la naranja de mesa, procurando evitar la parte blanca que es la que amargaría tu batido. Reserva de momento.

Paso 2:

Bate el helado de vainilla hasta obtener una crema. Puedes hacerlo con un robot de cocina o esperando a que se descongele y removiendo con unas varillas o una cuchara en su defecto. 

Paso 3:

Por otro lado, mezcla el zumo de naranja con el vino dulce.

Presentación:

En copas individuales…(y cuanto más elegantes y bonitas mejor…) rellena hasta media altura con la mezcla de zumo y vino. Dispón por encima la crema de helado de vainilla… pero sin mezclar. Se trata que se vayan mezclando poco a poco, pero que al principio se distingan las dos texturas. Adorna con la ralladura de naranja por encima y varias hojas de menta. ¡El batido más refrescante! Eso sí, prepáralo justo antes de servirlo, para que quede perfecto.

Truco:

También puedes hacer de este helado de vainilla con naranja una versión para niños sin usar el vino dulce, y cambiar el helado de vainilla por otros sabores, como helado de naranja, mandarina o nata. 

Sugerencia: 

Para tus batidos, tus postres o directamente para comer a cucharadas: prueba la variedad de helados DIA. Catadores profesionales señalan que estos helados tienen la cremosidad justa en el paladar y en el caso de las tarrinas o tropezones están bien integrados. Además, no presentan una textura arenosa y tienen el punto de fusión correcto, es decir, que cuando se descongelan no se quedan acuosos, sino que queda una mezcla perfecta.