abrir menú
logotipo Dia
abrir menu de usuario

Leche frita tradicional

Receta de: Postres y dulces
Plato: Postre
Cocina: Tradicional
Leche frita tradicional
Fácil
31-40
+500
Leche frita tradicional
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Ingredientes
  • Leche (entera, 250 ml.)
  • Limón (medio)
  • Canela en rama (1 rama)
  • Maicena o almidón de maíz (20 gr.)
  • Azúcar (40 gr.)
  • Huevos (1 ud.)
  • Aceite de girasol
  • Azúcar glas
  • Canela molida
  • Leche (entera, 500 ml.)
  • Limón (1 ud.)
  • Canela en rama (1 rama)
  • Maicena o almidón de maíz (40 gr.)
  • Azúcar (80 gr.)
  • Huevos (2 uds.)
  • Aceite de girasol
  • Azúcar glas
  • Canela molida
  • Leche (entera, 750 ml.)
  • Limón (uno y medio)
  • Canela en rama (1 rama)
  • Maicena o almidón de maíz (60 gr.)
  • Azúcar (120 gr.)
  • Huevos (3 uds.)
  • Aceite de girasol
  • Azúcar glas
  • Canela molida
Elaboración

La leche frita tradicional forma parte de los recetarios de las abuelas desde tiempos inmemoriales. Su sencillez, lo cotidiano de sus ingredientes y, sobretodo, su delicioso y delicado sabor a leche, limón y canela potenciado por la voluptuosa fritura la convierten en un dulce popular y adecuado para cualquier momento en el que apetezca un capricho goloso, desde una merienda hasta un postre.

leche frita tradicional

Paso 1:

Lava y seca cuidadosamente el limón, frotando bien la cáscara para eliminar cualquier resto de cera que pudiera tener. Con ayuda de un pelador afilado, retira la piel cuidando de dejar la parte blanca aún adherida a la fruta.

Paso 2:

Vierte tres cuartas partes de leche en un cazo y ponlo a fuego medio alto. Añade la cáscara de limón y la canela en rama. Guarda la parte de leche restante en la nevera.

Paso 3:

Cuando la leche llegue a ebullición, retira el cazo del fuego y deja que infusione 20 minutos con la tapadera puesta.

Paso 4:

Cuela la leche para eliminar todos los residuos sólidos y devuélvela al cazo. Saca la leche que habías reservado en la nevera, añádele la maicena y remueve hasta que se disuelva. A este proceso se le llama desleír la maicena. Viértela también en el cazo y ponlo a fuego lento sin dejar de remover.

Paso 5:

Remueve la leche infusionada con maicena mientras se calienta para que no se queme ni se pegue al fondo. Poco a poco irá adquiriendo espesor. Estará lista al cabo de un período de tiempo que irá desde los veinte minutos hasta la media hora.

Paso 6:

Cuando tengas una crema espesa y contundente, viértela en un recipiente cuadrado o rectangular de base ancha y paredes bajas. Cuanto más ancho sea, más delgada será tu leche frita tradicional. El grosor ideal ronda el centímetro y medio. Ayúdate con una lengua de silicona para retirar todos los restos de crema del cazo. 

Paso 7:

Cubre la crema con papel film en contacto con la superficie para que no se forme costra y métela en la nevera un mínimo de cuatro horas, aunque lo ideal es que repose toda la noche.

Paso 8:

Cuando la masa esté fría y compacta, córtala en cuadraditos del tamaño que prefieras para tu leche frita tradicional.

Paso 9:

Pon a calentar abundante aceite de girasol (también puedes usar una variedad de oliva suave, como la arbequina; lo recomendable es que el aceite tenga un sabor lo más neutro posible). La temperatura debe ser elevada para que fría rápido pero sin llegar a humear.

Paso 10:

Pon maicena en un recipiente y bate el huevo con un tenedor en otro. Coge los cuadraditos de masa y pásalos uno por uno por la maicena primero y después por el huevo, friéndolos en el aceite caliente a continuación. Cuando estén doradas por fuera, saca la leche frita tradicional del aceite y colócala sobre papel de cocina para que escurra.

Paso 11:

Mezcla canela y azúcar glas en un cuenco o un plato hondo y reboza la leche frita tradicional en la mezcla.

Presentación:

Sirve tu leche frita tradicional templada o fría, ¡estará buenísima de las dos maneras! 

Sugerencia:

Para aportarles los aromas clásicos a tu leche frita tradicional echa mano de la canela en rama y la canela en polvo de DIA. Fragantes y duraderas, ten siempre una reserva en tu armario para hacer ésta y otras muchas recetas cuando quieras.