abrir menú
logotipo Dia
abrir menu de usuario

Macarrones Arrabbiata

Receta de: Arroces y pastas
Plato: Primer plato
Cocina: Tradicional
Macarrones Arrabbiata
Fácil
20-30
301-500
Macarrones Arrabbiata
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Elaboración
Los macarrones arrabbiata es un plato tradicional italiano que consiste en la pasta cocinada con una simple salsa de tomate. La pasta que se usa para esta salsa son los macarrones, como indico en la receta, y no os dejéis engañar por la sencillez de la salsa, porque el resultado es espectacular. Cocinamos la pasta para lo que se pone una olla con agua y sal a hervir. Cuando rompa a hervir se echan los macarrones y se cuecen hasta que estén al dente al dente. Se escurren bien, se pasan por agua fría y se reservan. En una sartén con un poco de aceite se ponen los ajos a sofreír y antes de que empiecen adorarse se echa el tomate triturado, junto con sal y pimienta. Se deja a fuego medio durante 20 minutos, para que la salsa se vaya concentrando, hasta que esté lista. En ese momento se añade la pasta a la salsa y se mezcla bien. Se sirve en una fuente y se espolvorea por encima un poco de perejil picado. En el momento de servir cada comensal si lo desea puede servirse un poco de queso parmesano por encima de los macarrones arrabbiata, pero su sabor es tan bueno que no es necesario ponerlo. Trucos y consejos: Lo mejor que puedes hacer para que la pasta esté buena, es decir, que esté al dente, es seguir las instrucciones del fabricante que vienen en el envase. En el caso de que uses pimienta, si es recién molida, es mucho mejor, porque resalta mucho más el sabor. El queso parmesano, tiene un sabor fuerte y especial, que para un plato de pasta que lleva sólo tomate, para mi gusto es necesario, que el queso se haga notar. Si prefieres usar una lata de tomates triturados, por supuesto no pasa nada, aunque el sabor de los tomates frescos se hace notar en el plato. Cuando termine la cocción de la pasta, si no la vamos a comer inmediatamente, es necesario enfriarla en agua fría, para cortar la cocción de la misma y no se apelmace al pasarse. Otras versiones de esta receta llevan cebolla que se fríe junto al ajo, pero la receta original no la lleva. Incluso puedes acompañarla con otras hierbas aromáticas como el orégano o la albahaca, siempre tan presentes en la cocina italiana.