abrir menú
logotipo Dia
abrir menu de usuario

Mejillones tigre especiados

Receta de: Pescados y mariscos
Plato: Aperitivos y tapas, Plato caliente
Cocina: Tradicional
Mejillones tigre especiados
Media
31-40
151-300
€€
Mejillones tigre especiados
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Ingredientes
  • Mejillones (6, con cáscara o concha)
  • Puerro (un cuarto)
  • Ajo (medio diente)
  • Tomate frito (1 cucharada)
  • Mantequilla (25 gr. )
  • Harina (25 gr. )
  • Leche (entera, 200 ml. )
  • Huevos (1)
  • Pan rallado (para empanar)
  • Aceite de oliva (para freír)
  • Curry (media cucharita)
  • Cayena (molida, una pizca)
  • Perejil fresco (picado)
  • Vino blanco (para abrir los mejillones si es necesario)
  • Mejillones (12, con cáscara o concha)
  • Puerro (medio)
  • Ajo (1 diente)
  • Tomate frito (2 cucharadas)
  • Mantequilla (50 gr. )
  • Harina (50 gr. )
  • Leche (entera, 400 ml.)
  • Huevos (2)
  • Pan rallado (para empanar)
  • Aceite de oliva (para freír)
  • Curry (1 cucharita)
  • Cayena (molida, una pizca)
  • Perejil fresco (picado)
  • Vino blanco (para abrir los mejillones si es necesario)
  • Mejillones (18, con cáscara o concha)
  • Puerro (1, pequeño)
  • Ajo (1 diente grande)
  • Tomate frito (3 cucharadas)
  • Mantequilla (75 gr. )
  • Harina (75 gr. )
  • Leche (entera 600 ml. )
  • Huevos (3)
  • Pan rallado (para empanar)
  • Aceite de oliva (para freír)
  • Curry (1 cucharita y media)
  • Cayena (molida, una pizca)
  • Perejil fresco (picado)
  • Vino blanco (para abrir los mejillones si es necesario)
Elaboración

Es una de nuestras tapas por excelencia.  Y una forma ideal de aprovechar este rico marisco que tanto juego da en la cocina. Son fáciles de preparar y lo puedes hacer con antelación, para darle el último toque unos minutos antes de comerlos, bien calentitos. En esta receta, verás que el aroma del curry y de la cayena le va a la perfección.

Paso 1:

Si los mejillones que tienes para esta receta son frescos, primero tendrás que abrirlos. (Si no, puedes pasar directamente al punto 3 de la receta). Necesitarás un poco de vino blanco y una cucharada de mantequilla extra. Ponla a fundir en una olla mediana y cuando empiece a hacer burbujitas echa los mejillones y rehoga durante 1 minuto.  Después incorpora vino blanco (aproximadamente medio vaso de vino por cada 10 mejillones), sube el fuego y tapa la olla.

Paso 2:

Cuando se ponga a hervir, deja cocinar un par de minutos más o hasta que veas que los mejillones se abren. Cuando estén listos, deja enfriar un poco para no quemarte y saca la carne de la concha. Cuela el caldito que queda, porque después le dará un sabor espectacular a nuestra bechamel.

Paso 3:

Pela y pica el ajo y haz lo mismo con el puerro. También corta con cuidado la carne de los mejillones en trocitos muy pequeños. Prepara un sartén donde debes poner la mantequilla y un poco de sal a fuego medio. Incorpora el ajo, el puerro y la carne de los mejillones y deja que se cocine durante uno 10 minutos a fuego bajo y con la olla tapada.

Paso 4:

¡Ahora vamos con la bechamel! Agrega a la sartén la harina y rehógala durante unos 3 o 4 minutos. Echa también la leche poco a poco, el curry y la cayena molida. Tienes que mezclarlo todo muy bien para que no queden grumos. En la preparación de la bechamel, harás un poquito de ejercicio, porque no podrás dejar de remover: ayúdate con unas varillas para que quede más suelta y evitar así que se pegue la masa. Tiene que cocer despacio durante unos 20 minutos para que te quede perfecta. Y que no se te olvide salarla un poquito y probar para que quede en su punto.

Paso 5:

La bechamel tiene que coger consistencia, y eso se consigue dejándola enfriar durante unas horas. Cuando compruebes que está lista, rellena las conchas de los mejillones ayudándote con una paleta o cuchara. Entonces, ¡a empanar! Primero pásalos por un plato o bol con pan rallado, después por huevo batido y, finalmente, pan rallado otra vez.

Paso 6:

Pon en una sartén aceite de oliva, generosamente, (el suficiente para freírlos), y hazlo cuando el aceite esté bien caliente.

Presentación:

Llévalos a la mesa mientras estén bien calentitos. Si tienes invitados, y quieres quedar como un rey, pon para cada 3 mejillones en un plato bonito y espolvorea un poco de las especias: el curry y la cayena molida le darán mucho color y singularidad a tu presentación.