abrir menú
logotipo Dia
abrir menu de usuario

Milhojas de berenjena

Receta de: Verduras y frutas
Plato: Entrantes
Cocina: Moderna
Milhojas de berenjena
Fácil
20-30
151-300
Milhojas de berenjena
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Elaboración
Siempre estoy en la busca de nuevos platos, que nos hagan disfrutar a todos, y que incluyan menos cantidad de carne. No es que tenga nada en contra de ella, pero me propongo comer de una forma más sana e introducir mucha mayor cantidad de verdura en mi dieta. Por lo que he encontrado en estas milhojas de berenjenas un aliado perfecto para este propósito. Son un plato sabroso y sanísimo, y un entrante maravilloso para cualquiera de nuestras comidas. Lo primero que vamos a hacer es lavar y cortar las berenjenas y ponerlas a remojo en agua con sal durante unos 20 minutos ya cortadas en rodajas para que así, de esta forma pierdan el amargor. Después de pasado un tiempo de tener las berenjenas en remojo, se calienta la plancha y se hacen las rodajas de berenjena, a las que previamente hemos aliñado con sal, pimienta y un poco de zumo de limón. Hechas las berenjenas se corta el tomate en rodajas finas, al igual que el queso mozzarella y se rompe las hojas de albahaca. En el caso de que no sea época de albahaca fresca se puede utilizar de la sea que viene en bote, que al igual que el orégano le tiene que sentar bien a esta mezcla si no tienes albahaca. Ponemos a precalentar el horno a 200º y cuando ya estén hechas las rodajas de berenjena, montamos los montaditos de mil hojas. Se pone una rodaja de berenjena, una loncha de queso mozzarella, un poco de hierba, ya sea bien albahaca u orégano, una rodaja de tomate y así hasta las capas que queramos hacer en esta milhojas. Termínalas con una rodaja de tomate. Colocamos los montaditos encima de papel vegetal en la bandeja de horno y los introducimos en el horno durante unos 15 minutos a 200º. Pasados estos 15 minutos, los sacamos y los presentamos de la forma que queramos. Podemos tomar estas milhojas de berenjena ya sea bien frías o calientes, no importa como porque están de todas formas buenísimas.