abrir menú
logotipo Dia
abrir menu de usuario

Naranjas chinas en almíbar

Receta de: Postres y dulces
Plato: Postre
Cocina: Tradicional
Naranjas chinas en almíbar
Media
50 >
€€
Naranjas chinas en almíbar
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Elaboración
Os voy a decir cómo preparar unos deliciosas naranjas chinas en almíbar. Las naranjas chinas es el nombre de la fruta del también llamado quinoto, o naranjo enano o naranjo chino, un cítrico originario de China. Esta fruta se puede comer tal cual o entera ya que se come todo, cáscara incluida, y tiene un gusto ácido pero muy agradable, que hace que quede genial en cualquiera ensalada. Lo primero que haremos será lavar bien la fruta y colocarla en un recipiente con agua hasta que estén cubiertos todos las naranjas chinas. No vamos a poner agua de más. A continuación vamos a agregar una cucharada sopera (aproximadamente) de sal fina. Dejaremos reposar de un día para otro, hasta 24 horas. Este proceso es importante porque le saca todo sabor amargo. Seguidamente tenemos que retirar y enjuagar las naranjas chinas para sacarles la sal. Los vamos a poner en una olla o cacerola a hervir, otra vez con la cantidad de agua suficiente para que estén todos sumergidos. Herviremos durante unos 10 minutos. Pasado el tiempo, tenemos que retirar solo las naranjas chinas, y en el agua que queda, vertemos el azúcar. Dejaremos hervir durante unos 10 minutos hasta que se forme una especie de jarabe. Mientras esto se cocina, vamos a enjuagar nuevamente las naranjas chinas. Una vez transcurrido el tiempo de hervor indicado, añadiremos las naranjas chinas al agua azucarada. Antes de introducirlos, pincharemos cada uno de ellos con un palillo o tenedor, esto hará que el almíbar penetre al interior de la fruta. Cocinaremos hasta que el almíbar esté a punto hilo flojo. Envasaremos las naranjas chinas en almíbar en un frasco esterilizado, siempre en caliente, ya que de esta manera se creara el vacío necesario para su perfecta conservación. Atrévete a probar esta fruta, que aunque no muy conocida es realmente deliciosa, sobretodo preparada en almíbar. CONSEJOS: -El proceso de poner las naranjas chinas en sal, ciertamente marca la diferencia, ya que se va todo ese amargor que podría resultarnos desagradable.