abrir menú
logotipo Dia
abrir menu de usuario

Natillas de mandarina

Receta de: Postres y dulces
Plato: Postre
Cocina: Para niños, Tradicional
Natillas de mandarina
Fácil
20-30
151-300
Natillas de mandarina
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Ingredientes
  • Huevos (yemas 2 uds)
  • Leche (200 ml)
  • Mandarina (zumo 100 ml ralladura 1 cucharadita)
  • Azúcar (35 gr)
  • Maicena o almidón de maíz (12 gr)
  • Jengibre seco en polvo (1/4 cucharadita)
  • Naranja (2 uds)
  • Uvas pasas
  • Huevos (yemas 4 uds)
  • Leche (400 ml)
  • Mandarina (zumo 200 ml ralladura 2 cucharaditas)
  • Azúcar (70 gr)
  • Maicena o almidón de maíz (24 gr)
  • Jengibre seco en polvo (1/2 cucharadita)
  • Naranja (4 uds)
  • Uvas pasas
  • Huevos (yemas 6 uds)
  • Leche (600 ml)
  • Mandarina (zumo 300 ml ralladura 3 cucharaditas)
  • Azúcar (100 gr)
  • Maicena o almidón de maíz (36 gr)
  • Jengibre seco en polvo (1 cucharadita)
  • Naranja (6 uds)
  • Uvas pasas
Elaboración

Un lavado de cara cítrico y refrescante para un postre tradicional: eso es esta receta de natillas de mandarina con un delicioso matiz a jengibre. Su sorprendente sabor y su originalísima presentación bastarán para encandilar a pequeños y mayores.

Paso 1:

Corta las naranjas por la mitad y quítales la pulpa con cuidado o exprímelas con un exprimidor procurando no apurar demasiado. Bébete el zumo o guárdalo para otra cosa; en esta receta lo que interesa es la cáscara. Al ser más resistente que la de las mandarinas, es lo que se va a usar para albergar las natillas de mandarina a modo de original cuenco vegetal.

Paso 2:

Lava muy bien las mandarinas, frotando la corteza con un cepillo suave para eliminar cualquier posible resto de cera. Ralla la cáscara y reserva la ralladura. Córtalas por la mitad y exprime el zumo.

Paso 3:

Casca los huevos en una superficie diferente al recipiente en el que los vas a verter y separa las yemas de las claras. El método más práctico es dejar resbalar el huevo entre los dedos de la mano entreabiertos: sostendrán la yema mientras la clara se deslizará hacia abajo. Pon las yemas en un recipiente, agrega el azúcar y bate enérgicamente con unas varillas de mano hasta obtener una mezcla espumosa de color claro.

Paso 4:

Pon en un recipiente al baño maría el zumo y la ralladura de las mandarinas, la leche (reservando un poco en un vaso para disolver posteriormente la maicena), los huevos con azúcar, la maicena y el jengibre molido. Cuece las natillas de mandarina hasta que espesen sin parar de remover para que la yema de huevo no cuaje con el calor.

Paso 5:

Cuando las natillas de mandarina tengan la consistencia deseada, viértelas sobre las cortezas vacías y limpias de la naranja y llévalas a la nevera. En cuanto se enfríen estarán listas para tomar.

Presentación:

Sirve tus natillas de mandarina frías en su cuenco de naranja. Decóralas con uvas pasas o espolvoreando un poco de azúcar por encima y quemándola ligeramente con el soplete para darle un toque crujiente.

Sugerencia:

Aporta la nota especiada y exótica que necesitan tus natillas de mandarina con el jengibre molido de DIA. Si  no te gusta puedes prescindir de él perfectamente, pero merece la pena probarlo.

En Demos la vuelta al día: Los 10 Mandamientos del buen repostero

En Demos la vuelt al día: Decálogo para hacer sushi... ¡perfecto! 

En Demos la vuelta al día: Como pelar una naranja a sangre