abrir menú
logotipo Dia
abrir menu de usuario

Panecitos con canela y pasas

Receta de: Postres y dulces
Plato: Postre
Cocina: Tradicional
Panecitos con canela y pasas
Media
50 >
+500
Panecitos con canela y pasas
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Elaboración
No hay mejor olor en una casa que cuando alguien está preparando pan. Te sientes en casa. En tu hogar. Y si encima lo responsable de este olor son unos delicioso hot cross buns pues mejor que mejor. Estos panecitos con canela y pasas están realmente buenos. Empezamos por coger un recipiente pequeño, en el que vamos a diluir la levadura y la mitad del azúcar en la 1/2 taza de leche tibia. Reservar Colocamos la harina en un bol grande, le agregamos la sal, canela y el azúcar restante, mezclamos con la mano e incorporamos la manteca blanda, el huevo , la levadura disuelta, el resto de la leche tibia y las pasa de uva. Volcamos el bollo de masa a la mesa y amasamos enérgicamente varios minutos hasta que esté bien lisito y tierno, damos buena forma, tapamos flojamente con un paño y dejamos leudar al doble de su volumen alrededor de 1 hora. Pasado el tiempo formamos los panecitos y los colocamos uno al lado del otro en un molde redondo de 30 cm. de diámetro. Dejamos leudar nuevamente durante unos 15 minutos. Para formar las cruces mezclamos y batimos la harina con el agua y el azúcar, luego colocamos la mezcla en un cucurucho de papel o en una manga pastelera y dibujamos una cruz sobre cada panecito. Cocinamos los panecitos en el horno que hemos precalentado a una temperatura de media tirando a fuerte hasta que estén bien doraditos y el olorcito ya tenga inundada toda la casa. Preparamos el glasé, mezclando la gelatina con el azúcar, luego agregamos la cucharada de agua fría, revolvemos para hidratar y le sumamos las 2 cucharadas de agua caliente, terminamos disolvemos bien. Una vez cocidos los pancitos retiramos del horno y de inmediato los pintamos con el glasé preparado. Te aconsejo que el glasé lo prepares una vez salgan los panes del horno, haciéndolo mientras se enfrían un poco antes de echárselo por encima. Deliciosos si los sirves tibios acompañando una buena taza de té o café.