abrir menú
logotipo Dia
abrir menu de usuario

Pastel de orejones

Receta de: Verduras y frutas, Postres y dulces
Plato: Postre
Cocina: Tradicional
Pastel de orejones
Fácil
41-50
Pastel de orejones
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Elaboración
El pastel de orejones es una tarta que hacia mi abuela cuando éramos pequeños. Es una tarta deliciosa, fácil de hacer y perfecta para cualquier ocasión. El uso de orejones permite poder realizarla durante todo el año, ya que los albaricoques frescos solo los podemos encontrar en verano. Disfruta de esta tarta en las frías tardes de invierno acompañando a un buen café o té. Lo primero que tenemos que hacer es poner a hidratar los orejones en el zumo de naranja durante unas dos horas. Pasado ese tiempo vamos a hacer la masa, para lo que tenemos que batir bien los huevos hasta que espumen, y añadir después el azúcar y seguir batiendo. Cuando el azúcar este deshecho, añadimos el aceite, la leche, la harina tamizada (a la que se le habrá añadido el sobre de levadura), y lo mezclamos bien todo hasta conseguir una masa homogénea. Ponemos a calentar el horno a una temperatura de entre 170ºC a 180ºC. Echamos la masa en el molde forrado con papel vegetal, o untado de mantequilla y espolvoreado de harina después, se le añade los orejones repartidos por toda la superficie del pastel, y si se desea se puede espolvorear con azúcar. Lo llevamos a hornear durante unos 40 a 45 minutos, tiempo tras el cual lo sacamos y dejamos que se enfríe antes de desmoldarlo. Os aconsejo que la probéis porque este pastel de orejones es delicioso. Consejos: En temporada, podéis sustituir los orejones por unos albaricoques. El sabor de la fruta fresca en un pastel es algo absolutamente delicioso. Podéis hidratar un poco los orejones en licor, como brandy o coñac, en el caso de que no la vayan a probar niños.