abrir menú
logotipo Dia
abrir menu de usuario

Pastel de queso Cheddar

Receta de: Bebidas y lácteos, Panes y masas
Plato: Aperitivos y tapas, Entrantes
Cocina: Moderna
Pastel de queso Cheddar
+Fácil
31-40
Pastel de queso Cheddar
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Elaboración
Os traigo la receta de un estupendo pastel de queso cheddar, un entrante perfecto para cualquier ocasión, o simplemente un segundo plato delicioso. En primer lugar preparamos un molde de tarta redondo, cuyo fondo cubrimos con papel vegetal de cocina, pudiendo aprovechar el mismo en el que viene envuelta la pasta. Si no también se puede untar con un poco de aceite de oliva. La función es que se pueda desmoldar luego con facilidad. Ahora vamos cortando en cuadrados más grandes que el molde las hojas de pasta, y las vamos pincelando con una brocha untada con aceite de oliva o mantequilla, eso a vuestra elección. Ahora tenemos que ir superponiendo las capas una encima de otra pero en diferentes direcciones para que los bordes queden en forma de picos. Hecho esto ahora vamos a preparar el relleno batiendo los huevos junto con sal, cuando estén echamos la nata, el concentrado de tomate, el atún escurrido de su aceite, y lo vertemos sobre las hojas de pasta Brick. Rallamos el queso en un rallador grueso y lo espolvoreamos por encima del relleno. Lo cubrimos con otras tantas hojas de pasta y lo sellamos perfectamente, dándole forma redondeada a los bordes. Ahora ya solo nos queda meterla al horno, que tendremos precalentado a una temperatura de 180 grados con las dos partes encendidas durante unos 20 minutos, tras los cuales el pastel habrá adquirido un bonito tono dorado, por lo que lo sacamos del horno y ya lo tendremos lista para llevarla a la mesa. Mejor es cuando el pastel de queso cheddar está aún caliente, ya que de esta forma el queso de dentro estará derretido. Para que queden más bonitas lo que podéis hacer es que la pasta filo sobresalga del molde y se vean las distintas hojas de pasta, que estarán haciendo picos, y verter encima el relleno sobre el que se espolvorea el queso, pero no lo forréis con pasta, sino que dejáis que este se vea. Luego se preparar igual que la otra.