Pimientos rellenos de morcilla
Receta de: Carnes
Plato: Aperitivos y tapas, Entrantes, Plato caliente, Primer plato
Cocina: Tradicional
Pimientos rellenos de morcilla
Fácil
20-30
301-500
Pimientos rellenos de morcilla
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Ingredientes
  • Harina (40 gr.)
  • Aceite de oliva
  • Huevos (1, pequeño)
  • Morcilla de arroz (1, pequeña)
  • Mostaza (2 cucharadas, de Dijon)
  • Pimientos del piquillo (1, lata pequeña)
  • Perejil fresco (1 cucharada, picado)
  • Harina (74 gr. )
  • Aceite de oliva
  • Huevos (1)
  • Morcilla de arroz (1)
  • Mostaza (4 cucharadas, de Dijon)
  • Pimientos del piquillo (1 lata)
  • Perejil fresco (2 cucharadas, picado)
  • Harina (115 gr. )
  • Aceite de oliva
  • Huevos (2)
  • Morcilla de arroz (2)
  • Mostaza (6 cucharadas, de Dijon)
  • Pimientos del piquillo (2 latas)
  • Perejil fresco (3 cucharadas, picado)
Elaboración

Un aperitivo a la hora del vermut, unas raciones para picar con amigos o como plato principal. Son muchas las posibilidades que te ofrece esta receta sencilla con todo el sabor de nuestra tierra. Solo tendrás que tener un poquito de maña con el relleno y, como se aprende con la práctica, ya tienes la excusa perfecta para prepararlos muy a menudo. Además, esta receta te enseña cómo hacer una deliciosa salsa que te servirá para aderezar otro tipo de platos.

Paso 1:

Saltea la morcilla desmigada en una sartén con un poco de aceite caliente. Cuando veas que está crujiente retírala del fuego y pon a punto de sal. Deja enfriar un poco, y cuando y ya la puedas manejar sin quemarte, rellena los pimientos de piquillo. ¡Con mucho cuidado para que no se rompan! 

Paso 2:

Pasa tus pimientos rellenos por harina y huevo y entonces fríelos en la sartén con el aceite bien caliente. Una vez estén dorados por ambas caras llévatelos a una bandejas con papel de cocina, que te permitirá absorber el exceso de aceite. 

Paso 3:

Para la salsa, mezcla la mostaza en un bol con el perejil que tiene que estar muy picadito. Agrega a tu mezcla un chorrito de aceite de oliva hasta que quede una salsa líquida y muy cremosa. 

Presentación:

Pon varios pimientos sobre un plato o bandeja y cubre con un poco de la salsa. Aprovecha mientras están calentitos para servir tu plato y degustarlo.