abrir menú
logotipo Dia
abrir menu de usuario

Pizza de sardinas

Receta de: Panes y masas, Pescados y mariscos
Plato: Entrantes, Plato caliente
Cocina: Moderna, Para niños
Pizza de sardinas
Fácil
20-30
151-300
Pizza de sardinas
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Ingredientes
  • Masa o base de pizza (1 ud.)
  • Sardinas
  • Tomates (2 uds.)
  • Cebollitas francesas (en vinagre, 50 gr.)
  • Aceite de oliva vírgen extra
  • Tomillo
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Masa o base de pizza (2 uds.)
  • Sardinas
  • Tomates (3 uds.)
  • Cebollitas francesas (en vinagre, 100 gr.)
  • Aceite de oliva vírgen extra
  • Tomillo
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Masa o base de pizza (3 uds.)
  • Sardinas
  • Tomates (5 uds.)
  • Cebollitas francesas (en vinagre, 150 gr.)
  • Aceite de oliva vírgen extra
  • Tomillo
  • Sal
  • Pimienta negra
Elaboración

Olvídate de que la pizza es comida rápida… y la comida rápida es poco saludable. Esta receta de pizza de sardinas, es la prueba de que se puede comer pizza y cuidar la salud a la vez. La sardina es un pescado azul cargado de Omega 3 y propiedades beneficiosas para la salud. ¡Pruébala!

Paso 1:

En primer lugar limpia las sardinas bajo el chorro de agua fría retirándoles la cabeza y las tripas. Retira la raspa de la mitad dejando los dos lomos limpios.

Paso 2:

Introduce los lomos en un bol con agua fría y dejalos reposar durante 10 o 15 minutos. El objetivo es que se desangren, para que después tengan buen gusto.

Paso 3:

Una vez que saques que los lomos de las sardinas de esta agua, sécalos con cuidado con la ayuda de un paño de cocina limpio, o bien, de un papel absorbente. Colócalos sobre una bandeja con la parte central de la sardina, es decir, la parte carnosa que estaba junto a la raspa hacia arriba. Salpimientalos y báñalos con un hilo de aceite de oliva.

Paso 4:

Pela los tomates. La forma más sencilla de hacerlo es escaldándolos. Escaldar es una cocción muy breve que te ayudará a pelar algunos alimentos como los tomates. Para ello, acerca un cazo al fuego con abundante agua. Cuando rompa a hervir, introduce los tomates con un pequeño corte sobre su piel en forma de cruz. Mantenlos durante 30 segundos (nunca más de un minuto). Sácalos y pásalos a un bol con agua fría y hielo. El choque de las temperaturas, hará que la piel salga con suma facilidad… tan solo tirando con los dedos de ella. Así de sencillo.

Paso 5:

Una vez pelados, corta los tomates en dados. Acerca una sartén al fuego con un hilito de aceite y pocha ligeramente el tomate, a fuego suave, hasta que se reblandezca.

Paso 6:

Hornea la base de la pizza, con el horno ya precalentado a 220° durante 2  minutos. Saca la base de la pizza del horno, úntala con un poco de aceite de oliva… te ayudará si utilizas un pincel de cocina, y vuelve a meterla en el horno…esta vez 4 minutos más.

Paso 7:

Pasado este tiempo, saca de nuevo las bases de la pizza y dispón por encima el tomate, los lomos de la sardina con la piel hacia arriba, el tomillo espolvoreado, las cebollitas bien escurridas de su agua y un hilito más de aceite de oliva virgen extra. Hornea durante 3 minutos más.

Presentación:

Sirve tu pizza recién hecha y disfrútala mientras está caliente… ¡volará!.

Sugerencia:

En una receta como esta… la calidad del aceite de oliva en el que maceres las sardinas o con el que luego rieges ligeramente por encima la pizza, marcará la diferencia. De modo que no dudes en utilizar el aceite de oliva virgen extra marca DIA, que aportará todo el sabor. También puedes emplear las bases para pizza DIA, que puedes encontrar tanto congeladas como frescas…