abrir menú
logotipo Dia
abrir menu de usuario

Pollo al ajillo tradicional

Receta de: Aves
Plato: Plato caliente, Primer plato
Cocina: Tradicional
Pollo al ajillo tradicional
Fácil
31-40
151-300
Pollo al ajillo tradicional
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Ingredientes
  • Pollo (medio, troceado)
  • Ajo (4 dientes)
  • Aceite de oliva vírgen extra
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Harina
  • Limón (medio)
  • Caldo de ave o pollo (250 ml.)
  • Vino de Jerez (75 ml.)
  • Laurel (1 hoja)
  • Perejil fresco (1 ramillete)
  • Pollo (1, troceado)
  • Ajo (8 dientes)
  • Aceite de oliva vírgen extra
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Harina
  • Limón (1)
  • Caldo de ave o pollo (500 ml.)
  • Vino de Jerez (150 ml.)
  • Laurel (1 hoja)
  • Perejil fresco (1 buen ramillete)
  • Pollo (uno y medio, troceado)
  • Ajo (12 dientes)
  • Aceite de oliva vírgen extra
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Harina
  • Limón (uno y medio)
  • Caldo de ave o pollo (750 ml.)
  • Vino de Jerez (225 ml.)
  • Laurel (2 hojas)
  • Perejil fresco (1 buen ramillete)
Elaboración

El pollo al ajillo tradicional es una de esas recetas de toda la vida que resultan infalibles y siempre apetecen. Es una verdadera delicia y muy sencilla de preparar. ¡Toma nota!.

Paso 1:

Para hacer este pollo al ajillo tradicional, lo primero que debmos hacer es limpiar perfectamente el pollo de posibles restos de grasilla y otras impurezas. Lo normal es que hayamos comprado el pollo ya troceado. Salpimienta los trozos de pollos y pásalos ligeramente por harina. Reserva.

Paso 2:

Pela y pica finamente la mitad de los ajos. Reserva.

Aparte, lava el perejil y pícalo. Reserva.

Paso 3:

Vamos ahora a aromatizar el aceite de oliva con ajo. Para ello acerca una sartén al fuego con un buen chorro de aceite de oliva virgen extra. Incorpora con el aceite aún frío la otra mitad de los ajos, enteros y sin pelar, tan solo con un corte en su piel. Deja que se vayan cocinando poco a poco, dándoles la vuelta. Cuando la piel del ajo esté bien tostadita, sácalos del aceite con la ayuda de una espumadera.

Paso 4:

Incorpora los trozos de pollo a este mismo aceite, con el fuego fuerte, para dorarlos.

Paso 5:

Cuando el pollo esté bien doradito por todos sus lados, baja el fuego e incorpora el zumo del limón, con cuidado de que no caigan pepitas. Remueve para que todos los trozos del pollo se impregnen con el zumo de limón.

Paso 6:

Añade el caldo de pollo, los ajos picados que tenías reservados y el laurel, partido en dos o tres trozos. Deja que el conjunto cueza a fuego medio alto, hasta que prácticamente se haya evaporado todo el caldo.

Paso 7:

En ese momento, añade el vino y deja que de otro hervor para que se evapore el alcohol.

Paso 8:

Saca el pollo a una fuente y desglasa la sartén con una pizca más de caldo de pollo.

Presentación:

Ya está listo tu pollo al ajillo tradicional. Riega el pollo con la salsa tras desglasar la sartén y espolvorea una buena cantidad de perejil fresco picado por encima. ¡Verás cómo te chupas los dedos!

Sugerencia:

A la hora de hacer este pollo al ajillo tradicional, no dudes en emplear el caldo de pollo marca DIA, que aportará un sabor intenso y delicado a la vez al guiso.