abrir menú
logotipo Dia
abrir menu de usuario

Pollo al horno con sopa de cebolla

Receta de: Aves
Plato: Plato caliente, Segundo plato
Cocina: Tradicional
Pollo al horno con sopa de cebolla
+Fácil
50 >
Pollo al horno con sopa de cebolla
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Elaboración
El pollo al horno con sopa de cebolla es una rico plato y hecho de la manera más sencilla. La sopa de cebolla, esa que se compra preparada en los supermercados y tiendas, es perfecta para sazonarlo, resultando después junto con el vino blanco una salsa deliciosa. En primer lugar pelamos y cortamos las patatas a cuartos, las colocamos en la base de una fuente o cualquier recipiente que usemos para el horno y salpimentamos. Cortamos los ajos por la mitad, a lo largo y sin pelarlos y lo tiramos encima de las patatas. Cuando esté limpio el pollo, sin quitarle la piel, lo ponemos encima de las patatas. Salpimentamos y le añadimos el tomillo o bien fresco o si es de bote añadimos tomillo por todas las piezas del pollo. Vertemos por encima del pollo el sobre de la sopa de cebolla, tal y como viene, y a continuación el pollo lo regamos por encima con el aceite de oliva, los dos vasos de vino blanco y el limón. Le añadimos la hojita de laurel y listo para el horno. Con la mezcla de la sopa de cebolla y el vino te quedara una rica salsa. El tiempo en que tarde el pollo en cocinarse dependerá de cada horno, como cada uno ya conoce el suyo pues ahí te lo planteas. El horno siempre tendrá que estar encendido abajo y arriba para que quede bien doradito, y cuando lo este, es el momento en el que el pollo ya estará listo para comer. Esta receta de pollo al horno con sopa de cebolla es sencilla, pero esta tan buena que no te arrepentirás de hacerla, y estoy plenamente convencido de que repetirás. Trucos y consejos: El pollo se puede poner entero o partido en cuartos. En el momento en que vayas a salpimentar las patatas y el pollo, hazlo con muy poca sal, ya que los sobres de sopa que hay en el mercado suelen llevar mucha y apenas hace falta que añadamos más.