abrir menú
logotipo Dia
abrir menu de usuario

Pollo marroqui fácil

Receta de: Aves, Carnes
Plato: Aperitivos y tapas
Cocina: Para llevar
Pollo marroqui fácil
+Fácil
20-30
301-500
Pollo marroqui fácil
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Elaboración
Es increíble que una franja tan estrecha de mar separe tanto dos culturas, tanto que hasta hace relativamente poco éramos muy ignorantes de la tradición culinaria marroquí, perdiéndonos estupendos platos. De nuestro pasado árabe nos han quedado restos como el uso de las especias, pero no de forma tan sabia como la de nuestros vecinos. Un ejemplo de esto es este pollo marroquí, delicioso y sabroso como ninguno gracias a su lento cocinado y a su maceración en un adobo especiado que lo llena de aromas y sabor. Se pican en primer lugar las cebollas en cachitos pequeños y se echan en un cuenco grande donde se pondrá a macerar el pollo. En el cuenco se añaden el perejil y el cilantro picado. Cuanta más cantidad echéis de perejil y de cilantro mejor estará. Se agregan las especias junto con el jugo de uno de los limones, mientras que se echa el otro limón partido en cuartos, y se remueve bien para que el adobo sea homogéneo. Se deja reposar un poco, y se echa en su interior los trozos del pollo. Cuanto más tiempo macere todo junto mejor. Dejarlo durante toda la noche anterior seria lo perfecto. A la hora de cocinar el pollo se le mete en una olla y se añade un vaso o dos de agua. No debe cubrir totalmente el pollo, ya que es preferible que la salsa sea espesa en lugar de caldosa. Se cocina a fuego lento durante unos 40 minutos, con la cazuela tapada y dando vueltas de vez en cuando para que se cocinen todos los trozos de forma uniforme. Pasado ese tiempo se añaden las aceitunas enteras y sin hueso a la salsa, destapamos la olla y dejaremos que se siga espesando la salsa, evaporándose a fuego suave mientras el pollo termina de cocinarse. Cuando se vea que el pollo ya está tierno, se aparta del fuego la olla o cazuela y se sirve el pollo marroquí en una fuente, para que cada comensal coma la cantidad que desee. Tradicionalmente este pollo marroquí se hace en cazuela de barro, pero si no tenemos una podemos usar la que tengamos en casa.