abrir menú
logotipo Dia
abrir menu de usuario

Postre de yogur griego con albaricoques

Receta de: Bebidas y lácteos, Postres y dulces
Plato: Postre
Cocina: Internacional, Moderna, Ocasiones especiales, Para niños
Postre de yogur griego con albaricoques
Media
41-50
151-300
€€
Postre de yogur griego con albaricoques
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Ingredientes
  • Yogur (1 ud. de griego)
  • Leche (1/4 de vaso)
  • Nata para montar (100 ml.)
  • Azúcar (4 cucharadas)
  • Albaricoques (5 uds. aprox.)
  • Hierbabuena (hojas para decorar al gusto)
  • Yogur (2 ud. de griego)
  • Leche (1/2 vaso)
  • Nata para montar (200 ml.)
  • Azúcar (8 cucharadas)
  • Albaricoques (10 uds. aprox.)
  • Hierbabuena (hojas para decorar al gusto)
  • Yogur (3 ud. de griego)
  • Leche (1 vaso)
  • Nata para montar (300 ml.)
  • Azúcar (12 cucharadas)
  • Albaricoques (15 uds. aprox.)
  • Hierbabuena (hojas para decorar al gusto)
Elaboración

Este postre de yogur griego con albaricoques es un postre delicioso para esta época del año, además que es una receta perfecta para aprovechar la temporalidad del albaricoque, una fruta de carne jugosa, firme y con un delicioso sabor dulce que contrasta con la acidez del yogur, además es una fruta muy saludable por su bajo aporte energético y su alto contenido en agua.

Paso 1:

Lava bien los albaricoques, ábrelos a la mitad y retírales el hueso. Corta cada una de las mitades en tres trozos. Reserva la mitad para decorar en el ultimo momento.

Paso 2:

Pon la leche en un cazo, agrega el azúcar y la otra mitad de los albaricoques que preparaste en el primer paso. Acerca el cazo al fuego, y sin dejar que deje a hervir, ve removiendo hasta que se haya disuelto el azúcar y ablandado un poco la fruta. Tritura la mezcla y pásala a un recipiente para que se enfríe antes.

Paso 3:

Vuelca la nata en un bol y con la ayuda de una varilla de mano móntala hasta obtener una textura cremosa. La forma más sencilla y cómoda de batir la nata para montarla es con la herramienta varilla de la batidora o con un robot de cocina. Se tarda mucho menos, pero también se corta con mayor facilidad… Si mantienes la nata bien fría en la nevera te será mucho más sencillo y rápida de montar. El calor hace que la nata pierda consistencia y termine volviendo al estado líquido. Por eso, una condición imprescindible para que la nata monte es que esté bien fría, a una temperatura de entre 5 y 10°.

Paso 4:

Combina todos los pasos anteriores junto con el yogur griego. Primero une a la mezcla de albaricoque, azúcar y leche el yogur, remueve muy bien. Acto seguido agrega la nata montada, incorpórala con suavidad al resto de ingredientes, este paso deberás de hacerlo de forma delicada para evitar que se baje la nata perdiendo así su esponjosidad.

Presentación:

Vuelca el postre de yogur griego en los vasos o recipientes donde vayas a servirlos. Coloca unos dados de albaricoques el la superficie de cada uno y corona con unas hojas frescas de hierbabuena.