abrir menú
logotipo Dia
abrir menu de usuario

San Jacobo de queso y jamón serrano

Receta de: Carnes
Plato: Segundo plato
Cocina:
San Jacobo de queso y jamón serrano
Fácil
20-30
301-500
€€
San Jacobo de queso y jamón serrano
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Elaboración
Para la mayoría de nosotros, los san Jacobo de queso y jamón serrano forman parte de nuestra infancia. En casa de mi abuela era la comida que preparaba a los nietos porque era nuestra comida favorita, y cuando ibas y no los había, era una decepción. Aquí te dejo la receta para que disfrutes de ellos tanto como nosotros seguimos haciendo en casa. Empezamos sacando de la nevera la carne y la ponemos a macerar con unas gotitas de limón, aceite de oliva, sal y unas hierbas aromáticas a nuestra elección, como romero o tomillo. Para montar el san Jacobo ponemos como base un filete fino de ternera, encima una loncha de queso y una loncha de jamón serrano, procurando que ambas queden en la parte central del filete y no sobresalgan. Para tapar todo colocamos otro filete. Con unos palillos cosemos el emparedado de los dos filetes con el queso y el jamón dentro. Continuamos haciendo lo mismo hasta terminar todos los filetes. Mientras tanto vamos poniendo una sartén en el fuego con bastante aceite de oliva para freír los filetes. Mientras se calienta.... Tomamos cada emparedado de filetes y los vamos bañando en los huevos batidos. Una vez bien impregnados de huevo batido, los pasamos por un plato con pan rallado. Con todos los filetes empanados vamos poniéndolos en la sartén con aceite. Este no debe de estar excesivamente caliente, ya que cuando pongamos el san Jacobo a freír se quemarían por fuera y no se harán por dentro. Si hemos conseguido unos filetes muy finos, el calor del aceite será suficiente no sólo para freír la carne, sino que también derretirá el queso e impregnará la carne del sabor del jamón serrano y el queso derretido. Cuando los filetes tengan un color doradito, los ponemos en un plato con papel absorbente, para quitar el exceso de aceite. Como mejor podemos acompañar a estos san Jacobo de queso y jamón serrano es con verduras para compensar la ingesta de grasas y proteínas. Trucos y consejos: el filete de ternera finito y el jamón si es ibérico mejor. El queso de nata para que se deshaga bien. Y sobretodo ten en cuenta que cuanto mejores sean el queso y el jamón utilizado, mejor sabor tendrá la carne.