abrir menú
logotipo Dia
abrir menu de usuario

Shakshuka

Receta de: Huevos y patatas
Plato: Plato caliente, Plato único, Primer plato
Cocina: Internacional, Moderna
Shakshuka
Fácil
20-30
151-300
Shakshuka
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Ingredientes
  • Huevos (4 uds)
  • Pimiento rojo (2 uds)
  • Tomates (500 gr)
  • Aceitunas negras (50 gr)
  • Ajo (1 diente)
  • Comino (1/2 cucharadita)
  • Pimentón dulce (1/2 cucharadita)
  • Guindilla
  • Aceite de oliva vírgen extra
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Huevos (8 uds)
  • Pimiento rojo (4 uds)
  • Tomates (1 kg)
  • Aceitunas negras (100 gr)
  • Ajo (2 dientes)
  • Comino (1 cucharadita)
  • Pimentón dulce (1 cucharadita)
  • Guindilla
  • Aceite de oliva vírgen extra
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Huevos (12 uds)
  • Pimiento rojo (6 uds)
  • Tomates (1 kg 500 gr)
  • Aceitunas negras (150 gr)
  • Ajo (3 dientes)
  • Comino (1 y 1/2 cucharadita)
  • Pimentón dulce (1 y 1/2 cucharaditas)
  • Guindilla
  • Aceite de oliva vírgen extra
  • Sal
  • Pimienta negra
Elaboración

Receta típica tanto de la cultura árabe como de la judía, la shakshuka también es emblema absoluto de cocina mediterránea. Todos tienen su versión: israelíes, magrebíes, libios, tunecinos, egipcios… pero todo son versiones de una combinación que para nuestros paladares no resultará nada ajena: huevos con tomates, pimientos rojos y un toque de picante. Es un plato que, además, puedes adaptar a tu paladar si no te entusiasma el picante y seguirá resultando sabroso.

Paso 1:

Lava los pimientos, pártelos por la mitad y retírales las semillas. Córtalos en juliana gruesa, esto es, en tiras anchas.

Paso 2:

Pela los ajos y pícalos en brunoise, esto es, en cubitos diminutos. Has lo mismo con la guindilla después de abrirla y retirarle las semillas.

Paso 3:

Escoge tomates bien rojos y maduros. Prepara una olla con agua hirviendo y un puñado de sal y un recipiente con agua y hielo. Haz un corte en forma de cruz en la base de los tomates y escáldalos en el agua en ebullición durante un minuto. Cuando los retires, sumérgelos en el agua con hielo hasta que pierdan calor. Después, pélalos; verás cómo la piel se retira casi sola. Abre los tomates por la mitad, retira las semillas y corta la carne en cubos.

Paso 4:

Escurre las aceitunas negras y córtalas en láminas. Resérvalas.

Paso 5:

Echa un poco de aceite de oliva en una sartén ancha (o cazuela grande y baja) y ponla a fuego medio-alto. Cuando esté caliente, saltea los ajos y las guindillas picados.

Paso 6:

En el momento en que el ajo haya adquirido un leve tono dorado, echa los pimientos cortados en tiras a la sartén junto al comino y rehógalos hasta que estén tiernos.

Paso 7:

Añade el tomate junto al pimentón, baja un poco el fuego y deja que se deshagan, removiendo frecuentemente. 

Paso 8:

Cuando hayas obtenido una salsa de la que se haya evaporado el exceso de agua pero que no resulte muy espesa, pon a punto de sal y pimienta y, acto seguido, abre huecos con una espátula de silicona en la salsa y vierte los huevos en los agujeros. Tapa la sartén, baja el fuego y deja que se cocinen aproximadamente cinco minutos o hasta que la clara haya cuajado pero la yema se mantenga semilíquida.

Paso 9:

Retira la sartén del fuego y esparce aceitunas negras por encima.

Presentación:

Puedes servir tu shakshuka en la misma sartén donde la has cocinado y permitir que cada comensal se reserve su ración. 

Sugerencia:

Las aceitunas negras de DIA ofrecen un sabor delicado y suculento perfecto para tu shakshuka. No dejes de contar con ellas para llevar a cabo esta exótica receta.

Alternativas:

Si no consigues tomates en la sazón adecuada, utiliza una lata de tomates en conserva o directamente de tomate triturado. Si bien el sabor no será exactamente el mismo, también ahorrarás tiempo a la hora de elaborar esta shakshuka