abrir menú
logotipo Dia
abrir menu de usuario

Sopa de cebolla

Receta de: Cremas y sopas
Plato: Plato caliente, Primer plato
Cocina: Internacional, Ocasiones especiales, Tradicional
Sopa de cebolla
Media
50 >
151-300
Sopa de cebolla
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Ingredientes
  • Mantequilla (37 gr.)
  • Queso semicurado (50 gr., u otro para gratinar)
  • Pan (2 rebanadas)
  • Harina (1 cucharilla)
  • Vino dulce (25 ml.)
  • Caldo de ave o pollo (750 ml.)
  • Cebolla (2 uds.)
  • Aceite de oliva vírgen extra (un chorro)
  • Sal (al gusto)
  • Mantequilla (75 gr.)
  • Queso semicurado (100 gr., u otro para gratinar)
  • Pan (4 rebanadas)
  • Harina (1 cucharada)
  • Vino dulce (50 ml.)
  • Caldo de ave o pollo (1.500 ml.)
  • Cebolla (4 uds.)
  • Aceite de oliva vírgen extra (un chorro)
  • Sal (al gusto)
  • Mantequilla (112 gr.)
  • Queso semicurado (150 gr., u otro para gratinar)
  • Pan (6 rebanadas)
  • Harina (1 cucharada colmada)
  • Vino dulce (75 ml.)
  • Caldo de ave o pollo (2.250 ml.)
  • Cebolla (6 uds.)
  • Aceite de oliva vírgen extra (un chorro)
  • Sal (al gusto)
Elaboración

Una sopa reconfortante para los días más fríos… y a la vez una receta chic del recetario más clásico de la cocina francesa.

Paso 1:

Pela las cebollas, córtalas a la mitad, y a su vez en sentido longitudinal, en trozos de unos 4 milímetros de espesor.

Paso 2:

Acerca una cacerola al fuego con la mantequilla y cuando comience a derretirse, añade la cebolla y ponle sal y pimienta. Cocinala a fuego suave hasta que esté un poco blanda, pero no en exceso, sin que haya cogido demasiado color. En ese momento añade la harina y sigue cocinando, ahora a fuego medio, hasta que empiece a tomar un color dorado, pero con cuidado de que no se queme, porque la harina quemada da un sabor amargo a toda la comida… imposible de rectificar.

Paso 3:

Añade el caldo de pollo y cuando empiece a cocer, añade el vino dulce. Cuece 30 minutos sin tapar a fuego medio. Rectifica el punto de sal y pimienta.

Paso 4:

Precalienta el horno a 200°. Vierte la sopa bien removida -para que la cantidad de cebolla y líquido sea uniforme- en cuencos individuales y dispón encima una o 2 rebanadas de pan. A su vez, cubre con los trozos de queso para gratinar. Mételos en el horno y activa la opción para gratinar. Saca tus cuencos, cuando el queso se haya dorado.

Presentación:

Sirve tu sopa de cebolla bien caliente, y adórnala con una pizca de cebollino picado por encima del gratinado del queso.