abrir menú
logotipo Dia
abrir menu de usuario

Souflé de calabaza

Receta de: Verduras y frutas
Plato: Entrantes
Cocina:
Souflé de calabaza
Fácil
41-50
Souflé de calabaza
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Elaboración
Los souflés tienen algo de especial por su delicadeza, ya que si no lo haces bien el resultado puede ser horrible. Pero te aseguro que si sigues bien los pasos de esta receta de souflé de calabaza, el resultado será perfecto, no sólo en aspecto sino también en sabor, y quedarás como un gran chef. Un buen plato. Lo primero es que nos tenemos que asegurar bien de lavar perfectamente la calabaza y quitarle la cáscara. La cortamos en trozos medianos y los cocinamos preferentemente al vapor o al horno para que no absorba mucho líquido y pierda propiedades y sabor. Si lo hacemos al horno, además sus azúcares se caramelizaran e intensificará su sabor. Cuando ya esté hecha la calabaza, hayamos seguido el método que sea, la aplastamos bien formando un puré. Por otro lado ponemos la mantequilla o margarina en una cazuela, y la llevamos a fuego moderado hasta que se derrita, momento en el que vamos a añadir la harina de a poco y revolveremos continuamente hasta formar una crema espesa. Agregaremos también de a poco la leche, siempre revolviendo hasta tener una salsa espesa y sin grumos. Lo retiramos del fuego e incorporamos las yemas, cuando están bien integradas añadimos el puré de calabaza, el queso rallado y condimentamos con sal, pimienta y nuez moscada a gusto del cocinero. Hecho la crema, batiremos las claras con una cucharadita de azúcar hasta alcanzar el punto de nieve y las agregaremos suavemente, en forma envolvente para que no bajen de volumen, hasta integrarlas a la preparación. Cogemos un molde y lo engrasaremos con un poco de aceite sobre el que espolvoreamos con pan rallado, vertemos en él la preparación y lo llevamos a cocinar en horno moderado durante 40 minutos aproximadamente. Los souflés son muy delicados, asique es conveniente que hagamos el souflé de calabaza justo antes de servir. Trucos y consejos: La cantidad de calabaza que pongo es orientativa, ya que yo muchas veces pongo más para resaltar más el sabor principal. Cuando voy a hacer la salsa blanca, dejo que la mezcla de harina y manteca se queme un poco para que la salsa agarre un color amarronado y queda un poco más fuerte de sabor.