abrir menú
logotipo Dia
abrir menu de usuario

Strudel de espinacas y queso gorgonzola

Receta de: Verduras y frutas
Plato: Aperitivos y tapas, Entrantes, Primer plato
Cocina: Ligera, Moderna
Strudel de espinacas y queso gorgonzola
Fácil
31-40
151-300
Strudel de espinacas y queso gorgonzola
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Ingredientes
  • Queso gorgonzola (75 gr.)
  • Espinacas (200 gr.)
  • Masa de hojaldre (media plancha)
  • Ajo (1 diente)
  • Cebolla (media)
  • Aceite de oliva vírgen extra
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Chile rojo o guindilla (medio)
  • Queso gorgonzola (150 gr.)
  • Espinacas (400 gr.)
  • Masa de hojaldre (1 plancha)
  • Ajo (2 dientes)
  • Cebolla (1 cebolla)
  • Aceite de oliva vírgen extra
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Chile rojo o guindilla (1 ud.)
  • Queso gorgonzola (225 gr.)
  • Espinacas (600 gr.)
  • Masa de hojaldre (1 plancha grande)
  • Ajo (3 dientes)
  • Cebolla (una y media)
  • Aceite de oliva vírgen extra
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Chile rojo o guindilla (1 ud.)
Elaboración

Strudel, literalmente significa “enrollado”. Y así se hace, haciendo un rollo con una masa, rellena. La receta original es un postre típico de Austria y el sur de Alemania que surgió, al parecer, en 1696. La biblioteca de Viena guarda a buen recaudo un manuscrito con la receta orginial. Pero lo cierto es que existen cientos de versiones, tanto dulces como saladas. Hoy, te presentamos una deliciosa opción salada: strudel de espinacas y queso gorgonzola.

strudel de espinacas y gorgonzola

Paso 1:

Pela la cebolla y pícala en una brunoise muy finita, es decir, en daditos tan pequeños como puedas. Pela el ajo, pártelo por la mitad para retirar el germen... y cuando tengas las mitades de ajo sin el germen central, pícalos también muy finito. 

Paso 2:

Acerca una sartén al fuego con un hilito de aceite y, cuando esté caliente, incorpora la cebolla, el ajo y la guindilla entera o partida en dos trozos, sin semillas. Pocha despacito, a fuego suave para que no se quemen, hasta que la cebolla esté blanda y transparente, lo que le llevará, aproximadamente, unos 5 o 7 minutos. Antes de incorporar las espinacas es momento de quitar la guindilla que ya habrá dejado su sabor. Ahora bien, si te gusta mucho el picante, puedes dejarla. Añade las espinacas y sigue cocinando unos minutos más hasta que se ablanden un poco. Si soltaran mucha agua, sube el fuego y cocina hasta que se haya evaporado.

Paso 3:

Una vez que estén hechas las espinacas aparta del fuego y deja templar un poco. Cuando ya esté tibio, incorpora el queso gorgonzola partido en trocitos.

Paso 4:

Estira la masa de hojaldre con la ayuda de un rodillo hasta dejarla bien finita, pero cuidado que mantenga su forma rectangular. Pon el relleno en el centro y extiéndelo hacia afuera, sin llegar a los extremos y enrolla cuidadosamente hasta formar un rollito.

Paso 5:

Bate el huevo y pinta con él tu Strudel de espinacas y queso gorgonzola. Coloca el strudel en una fuente de horno con papel vegetal debajo y mete en el horno, que ya estará precalentado a 180ºC. Hornea durante 35 o 40 minutos... o hasta que veas bien doradito tu strudel. Saca en el horno y deja enfriar.

strudel de espinacas y gorgonzola

Presentación:

Sirve tu strudel de espinacas y queso gorgonzola... lo puedes presentar entero o bien partido en rodajitas. Este plato se puede tomar un poco tibio, pero también frío. Sea como sea... está riquísimo

Masa ya hecha, o masa casera, igual resultado:

Nosotros hemos optado por la versión exprés de este strudel de espinacas y queso gorgonzola al apostar por una masa de hojaldre ya hecha. La masa de hojaldre congelada marca DIA es de una calidad extraordinaria y ofrece un resultado fantástico.

Ahora bien, que otra opción es hacer casera también la masa. Si tienes tiempo, no lo dudes. Hacer la masa casera es muy sencillo: Coloca en un bol harina, agua, leche, huevo y una pizca de sal. Mezcla estos ingredientes y amasa. Sabrás que la masa está lista cuando ya no se pegue en las manos. Pasa la masa a la superficie de trabajo, ligeramente espolvoreada con harina y sigue amasando hasta obtener una masa homógenea. Vuelve a ponerla en el bol, tápala y déjala reposar una entre 40 minutos y una hora.