abrir menú
logotipo Dia
abrir menu de usuario

Tarta de hojaldre y albaricoque

Receta de: Postres y dulces
Plato: Postre
Cocina: Para llevar, Para niños
Tarta de hojaldre y albaricoque
+Fácil
31-40
151-300
Tarta de hojaldre y albaricoque
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Ingredientes
  • Masa de hojaldre (1 lámina pequeña)
  • Albaricoques (300 gr.)
  • Azúcar (100 gr.)
  • Agua (62 ml.)
  • Caramelo líquido (2 cucharadas)
  • Naranja (media)
  • Almendra laminada (una cucharada)
  • Masa de hojaldre (1 lámina)
  • Albaricoques (600 gr.)
  • Azúcar (200 gr.)
  • Agua (125 ml.)
  • Caramelo líquido (4 cucharadas)
  • Naranja (1 ud.)
  • Almendra laminada (2 cucharadas)
  • Masa de hojaldre (2 láminas)
  • Albaricoques (900 gr.)
  • Azúcar (300 gr.)
  • Agua (190 ml.)
  • Caramelo líquido (6 cucharadas)
  • Naranja (una y media)
  • Almendra laminada (3 cucharadas)
Elaboración

Una tarta jugosa y original para aprovechar una fruta tan deliciosa como estacional.... cuando el mercado se llena de estas delicias que anticipan los calores veraniegos... ¡no lo dudes y preparara esta deliciosa tarta de hojaldre y albaricoque!. Eso sí, para sacar matrícula de honor, asegúrate de que los albaricoques estén bien maduros. 

Paso 1:

En primer lugar, lava muy bien los albaricoques con cuidado de que no se estropeen, ya que si están maduritos, son muy delicados. Sécalos ligeramente con la ayuda de un paño de cocina limpio o un papel de cocina. Pártelos por la mitad y retírales el hueso.

Paso 2:

Por otro lado, lava también la naranja, sécala y ralla su piel, con cuidado de quedarte solo con la parte naranja, dejando la blanca, que es amarga. En los cítricos, esa parte de la cáscara, que se llama epicarpio, es la que acumula sus aceites esenciales y todo su aroma y sabor. Por el contrario, la parte blanca de la cáscara tiene un sabor amargo que se debe evitar, pues es capaz de echar a perder el postre. Reserva la ralladura y, después, exprime todo el jugo de la naranja.

Paso 3:

Acerca un cazo al fuego con el agua, el azúcar, el zumo de la naranja, la ralladura. Incoropora la mitad de los albaricoques (la otra mitad, resérvala para decorar tu tarta). Cocina a fuego medio sin dejar de remover. Una vez que la fruta esté tierna... lo que llevará unos 10 o 12 minutos desde que el agua haya comenzado a cocer, retira del fuego.

Paso 4:

Tritura bien la fruta hasta obtener una crema espesa.

Engrasa ligeramente el molde que vayas a usar para tu tarta. Puedes hacerlo con una gotita de aceite de oliva o bien con una pizca de mantequilla.

Paso 5:

Coloca la masa de hojaldre sobre el molde de tu tarta... lo ideal es emplear un molde de poca altura. Deja que el hojaldre cubra también un poco la pared del molde y apriétalo un poquito, cortando lo que rebose por encima. Puedes preparar una tarta grande... o, bien, si lo prefieres, varias tartitas pequeñas, individuales.

Paso 6:

Unta toda la superficie del hojaldre con un poco de caramelo líquido con la ayuda de una brocha de cocina. Cuidado, no tienes que inundar el fondo como si fueras a hacer un flan... se trata tan solo de poner una pizca y extenderla muy bien.

Paso 7:

Coloca después la crema de los albaricoques triturados bien extendida. Cubre toda la superficie de la tarta con los albaricoques que tenías reservados. Puedes poner las mitades enteras, boca arriba o boca abajo si quieres que tu tarta de hojaldre y albaricoque tenga un aspecto más rústico. Otra opción es cortar láminas de albaricoque y disponerlas de forma similar a una tarta de manzana. El sabor será igual de rico, solo cambiará el aspecto. Sea como sea, pinta la superficie de los albaricoques con un poco más de caramelo líquido.

Paso 8:

Mete tu tarta de hojaldre y albaricoque en el horno, que ya estará precalentado, y hornea a 180° durante 25 minutos aproximadamente o hasta que veas que el hojaldre está bien cocido y tenga un aspecto doradito.

Presentación:

Deja enfriar tu tarta de hojaldre y albaricoque antes de consumir... aunque estamos ante una tarta que resulta deliciosa un poco tibia. Para un acabado perfecto, añade por encima unas almendras laminadas... ¡aportarán un toque crujiente delicioso!.

Sugerencia:

Hacer caramelo casero es muy sencillo... no necesitarán más que azúcar, agua, un cazo de fondo ancho y tu cocina habitual. Sin embargo, si quieres evitarte este paso que, aunque sencillo, es un poco engorroso, no está de más que siempre tengas en tu despensa una botella de caramelo líquido preparado. No dudes en emplear el caramelo líquido marca DIA para hacer esta tarta de hojaldre y albaricoque, con todo el sabor y la máxima comodidad y rapidez.