Tarta de manzana y moras
Receta de: Postres y dulces
Plato: Postre
Cocina: Tradicional
Tarta de manzana y moras
Fácil
41-50
+500
Tarta de manzana y moras
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Elaboración
Cuando llega el final del verano empieza la temporada de moras y manzanas. Es un tándem estupendo el que forman estas dos frutas jutas y con lo que yo no me puedo resistir de usar en esta maravillosa tarta de manzana y moras. El relleno dulce u ácido a la vez se complementa perfectamente con la crujiente masa con la que queda envuelto. Un postre delicioso. Lo primero es hacer la masa de nuestra tarta. Para ello poner en un bol la harina y una pizca de sal. Cortar la mantequilla y la manteca en dados, echar en el bol y con los dedos frotar hasta conseguir una mezcla de migas finas. Para hacer la masa, agregar un poco de agua helada. Tenemos que tener cuidado al añadir el agua, lo haremos muy poco a poco porque si nos pasamos se hará demasiado pegajosa la masa. Una vez que tengamos la masa, hacemos una bola, la ponemos encima de un plato, la tapamos con un trapo de cocina y la metemos en el frigorífico durante media hora Mientras pelar las manzanas, quitar el centro duro y cortar en láminas. Engrasar el molde de tarta con mantequilla y poner la manzana y las moras dentro. Espolvorear con el azúcar y mezclar con cuidado (para que no se deshagan las moras) Mientras ponemos a precalentar el horno a 200º. Sacar la masa del frigorífico y extenderla hasta que tenga un tamaño un poco superior al molde de tartas. Ponemos sobre el molde la masa bien extendida que cubra la base y los bordes. Sobre el vertemos las rodajas de manzana y las moras. Extendemos la otra parte de la masa, mojar el borde del molde con agua o leche y tapar con la masa y apretar con un tenedor todo el borde para sellarla bien. Puedes hacerlo con la masa cerrándola del todo o hacer en ella pequeños cortes que al extenderse simulen un enrejado. Pintar con un poco de leche y espolvorear con un poco de azúcar blanco Lo vamos a hornear durante 40 ó 50 minutos. Debe adquirir un color dorado y tener textura crujiente. Sacamos del horno nuestra fantástica tarta de manzana y moras y ya podemos comerla. ¡Esta buenísima! Os aconsejo que el molde deba ser de cristal tipo pírex, o de cerámica para horno, nunca de acero inoxidable, pues altera el sabor. Si empieza a ponerse oscura la masa antes de tiempo, o bien puedes bajar la bandeja de horno a una altura inferior, o bien puedes tapar el molde con papel de aluminio.