abrir menú
logotipo Dia
abrir menu de usuario

Tarta de queso ligera y sin horno

Receta de: Bebidas y lácteos, Postres y dulces
Plato: Postre
Cocina: Tradicional
Tarta de queso ligera y sin horno
+Fácil
31-40
Tarta de queso ligera y sin horno
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Elaboración
Lo mejor de esta tarta de queso ligera y sin horno es que no necesita cocción en el horno, por lo que para todos aquellos que no lo tengan este es un postre a tener en cuenta, además de que tiene un sabor extraordinario. Machacamos en primer lugar las galletas con la batidora o picadora, y añadimos la mantequilla casi derretida, hasta formar una especie de pasta. En el caso de que nos quedara demasiado dura, según el tipo de galleta, le podemos añadir un poquito de leche, con cuidado de no pasarse. Con la pasta cubrimos la base de un molde redondo desmontable. Para que nos resulte más fácil sacarla del molde, se le puede poner en el fondo un papel vegetal recortado con la forma del molde. Aplastamos la masa bien, con una cuchara, o con la mano hasta conseguir una superficie pareja. Metemos el molde en la nevera. Por otro lado vamos a prepararla crema de queso, para lo que tenemos que diluir en un poco de leche los dos sobres de cuajada. Para asegurarnos de que no nos queden grumos esto lo podemos hacer con la batidora. Calentamos a continuación en el microondas la nata con el resto de la leche. Cuando esté a punto de hervir, añadimos el queso, el azúcar y la leche con la cuajada. Lo mezclamos bien, también con la batidora. Introducimos otra vez en el microondas hasta que hierva. Sacamos y mezclamos de nuevo bien. Ahora lo echamos sobre la base de galletas, con cuidado de que no se rompa, poniendo una cuchara en el fondo y vertiendo la masa sobre ella. Lo tenemos que dejar templar a temperatura ambiente, y después meter en la nevera. Cuando esté fría, ponemos lo que se desee de cobertura. Si se pone mermelada, y está demasiado dura, se le pone un poquito de agua y se mete en el microondas hasta que hierva, y cuando se temple, se pone encima de la tarta. También se puede usar gelatina con la mermelada, si se quiere la cobertura un poco más espesa y consistente.