abrir menú
logotipo Dia
abrir menu de usuario

Tarta fácil de chocolate blanco

Receta de: Postres y dulces
Plato: Postre
Cocina: Moderna
Tarta fácil de chocolate blanco
41-50
Tarta fácil de chocolate blanco
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Elaboración
Esta tarta es la tarta perfecta para los más golosos. La tarta de chocolate blanco es una tarta facilísima de hacer y absolutamente deliciosa. La crujiente base de galleta contrasta con la cremosidad y delicadeza de la crema de chocolate blanco que la cubre. Os animo a que la probéis porque os va a encantar. Un indispensable entre los postres. En primer lugar hacemos la base, para lo que tenemos que triturar las galletas hasta casi reducirlas a polvo. Las juntamos en un bol con el chocolate en polvo y lo mezclamos. Derretimos la mantequilla y la mezclamos junto con las galletas y lo reservamos. Escogemos un molde donde vayamos a hacer la tarta, y rellenamos el fondo con la mezcla de galleta y mantequilla, presionando bien y lo reservamos en la nevera hasta que tengamos la crema de la tarta preparada. Preparamos ahora la crema para lo que troceamos el chocolate blanco en un cuenco resistente al calor y lo fundimos a baño maría. A la vez que se derrite el chocolate, separamos la yema de la clara y batiremos la yema con la mitad del azúcar hasta que blanquee. Añadimos al batido de yema el queso crema y el yogurt y mezclamos. Seguidamente añadiremos también el chocolate blanco una vez que esté derretido y lo mezclaremos hasta que la mezcla sea homogénea, estando todos los ingredientes perfectamente integrados. Por otro lado calentamos el zumo de naranja, pero sin que llegue a hervir, y disolvemos en él la gelatina. Una vez disuelta en el zumo, la añadimos a la crema y la incorporamos muy bien. Montamos ahora la clara a punto de nieve, le añadimos el azúcar poco a poco hasta que tengamos un merengue firme y brillante, y lo incorporamos a la crema con una espátula haciendo movimientos envolventes y lo vertemos en el molde sobre la base de galleta y mantequilla. Igualamos la superficie y la dejaremos en la nevera hasta que cuaje, durante unas 4 ó 5 horas, e incluso mejor si es durante toda la noche. Hacemos unas virutas con la tableta de chocolate negro. Por otro lado derretimos un poco de chocolate blanco, y lo extendemos encima de un molde, dejando que vuelva a enfriar. En ese momento, desmoldamos el chocolate y lo partimos en trozos grandes y finos. Cuando la desmoldemos, la decoramos con las láminas de chocolate blanco y las virutas de chocolate negro que habíamos preparado con antelación. La fresa le va estupendamente a esta tarta fácil de chocolate blanco, asique prueba a echar por encima un poco de sirope o puré de fresa. Deliciosa.