abrir menú
logotipo Dia
abrir menu de usuario

Tarta Tatín de manzana

Receta de: Postres y dulces
Plato: Postre
Cocina: Internacional, Tradicional
Tarta Tatín de manzana
Fácil
50 >
151-300
Tarta Tatín de manzana
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Ingredientes
  • Manzana (2)
  • Mantequilla (65 gr.)
  • Limón (medio)
  • Miel (30 gr.)
  • Harina (85 gr.)
  • Miel (25 gr.)
  • Huevos (1, solo la yema)
  • Mantequilla (38 gr.)
  • Sal (una pizca)
  • Agua (fría, 1 cucharada)
  • Manzana (4)
  • Mantequilla (125 gr.)
  • Limón (1)
  • Miel (60 gr.)
  • Harina (175 gr.)
  • Miel (50 gr.)
  • Huevos (2, solo la yema)
  • Mantequilla (75 gr.)
  • Sal (una pizca)
  • Agua (fría, 2 cucharadas)
  • Manzana (6)
  • Mantequilla (190 gr)
  • Limón (uno y medio)
  • Miel (90 gr.)
  • Harina (260 gr.)
  • Miel (75 gr.)
  • Huevos (3, solo la yema)
  • Mantequilla (115 gr.)
  • Sal (una pizca)
  • Agua (fría, 3 cucharadas)
Elaboración

Se puede hacer con pera, con ciruelas, melocotón… y con cualquier fruta. Pero la original, la original de verdad es de manzana. Atención a esta receta clásica francesa: Tarta Tatín de manzana, o lo que es lo mismo, al tarta de manzana al ravés, pues para su horneado, las frutas se ponen debajo, y la masa por encima. Fue creada en el ‘Hotel Tatin’, al sur de Orleans a finales del siglo XIX por una de las dos hermanas que regentaban este hotelito: Stéphanie Tatin. Las historias acerca del origen de esta tarta son muchas, aunque la más extendida es que su origen es accidental. Lo que ya no está tan claro es si el accidente se produjo porque a Stephanie se le pasó de cocción la fruta y para que no se viera mucho puso la masa encima. Otra teoría apunta que montó su tarta sin darse cuenta de que se había olvidado de poner debajo la masa… y por eso decidió probar a ponerla encima antes de tener que desmontar toda la preparación. También existe la teoría de que, a falta de horno, decidió invertir la tarta para poder cocinarla al fuego tradicional. Sea como sea, su idea tuvo un gran éxito y aceptación y se extendió rápidamente por toda Francia hasta convertirse en clásico de la repostería gala.

Paso 1:

Pela la manzana, retira las pepitas y córtala en gajos. Coloca las manzanas en un bol y riega con el zumo del limón para que no se ennegrezcan.

Paso 2:

Coloca la harina en un bol amplio, añade una pizca de sal y mezcla bien. Dispón la harina en forma de volcán.

Paso 3:

Incorpora en el centro del volcán la miel y las yemas. Añade también la mantequilla y el agua fría. Ve mezclando poco a poco los ingredientes y trabajando la masa hasta obtener una masa homogénea. Cuando esté lista, envuelve la masa para tu tarta tatin de manzana en un plástico film y deja reposar en la nevera durante 25º 30 minutos.

Paso 4:

Mientras tanto, acerca un cazo al fuego e incorpora la mantequilla. Cuando esté casi fundida, incorpora la miel y sin dejar de remover, deja que se forme un compuesto caramelizado oscuro. En cuento esté hecho, aparta del fuego y deja enfriar un poco.

Paso 5:

Cuando el almíbar ya no esté muy caliente, échalo por encima de las manzanas y remueve bien para que queden bien impregnados todos los gajos.

Paso 6:

Cubre con papel de horno el molde que hayas elegido. Dispón los gajos de manzana bien ordenados de tal forma que no se vea ningún hueco de superficie del molde.

Paso 7:

Saca la masa de la nevera y estírala con la ayuda de un rodillo hasta obtener un espesor de 2º 3 milímetros. Cubre con la masa el molde de la tarta, doblando los bordes hacia dentro.

Paso 8:

Mete tu tarta Tatin de manzana en el horno, que ya debe estar caliente a 190°C, durante 25 o 30 minutos, hasta que la masa esté bien doradita.

Paso 9:

Saca tu tarta del horno y, con mucho cuidado, vuélcala sobre un plato de presentación, de tal forma que la masa quede abajo y las manzanas por encima.

Presentación:

Sirve tu tarta Tatín de manzana fría o del tiempo, aunque hay a quien le gusta tibia. ¡Está rica de cualquier manera!

Sugerencia:

A la hora de hacer esta Tarta Tatín de manzana no dudes en usar productos marca DIA, como la miel o la harina.