Ternera guisada con vainas y salsa de tomate
Receta de: Carnes
Plato: Plato caliente, Segundo plato
Cocina: Para niños, Tradicional
Ternera guisada con vainas y salsa de tomate
Fácil
31-40
151-300
€€
Ternera guisada con vainas y salsa de tomate
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Ingredientes
  • Ternera (para guisar 350 gr)
  • Judías verdes (150 gr)
  • Ajo (1 diente)
  • Cebolla (1/2 ud)
  • Tomates (300 gr)
  • Caldo de carne (150 ml)
  • Comino (1/4 cucharadita)
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Aceite de oliva vírgen extra
  • Perejil fresco
  • Ternera (para guisar 700 gr)
  • Judías verdes (300 gr)
  • Ajo (2 dientes)
  • Cebolla (1 ud.)
  • Tomates (600 gr)
  • Caldo de carne (300 ml)
  • Comino (1/2 cucharadita)
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Aceite de oliva vírgen extra
  • Perejil fresco
  • Ternera (para guisar 1 kg)
  • Judías verdes (450 gr)
  • Ajo (3 dientes)
  • Cebolla (1 y 1/2 ud)
  • Tomates (900 gr)
  • Caldo de carne (450 ml)
  • Comino (1 cucharadita)
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Aceite de oliva vírgen extra
  • Perejil fresco
Elaboración

A esta ternera guisada con vainas y salsa de tomate sólo le faltan unas patatas asadas o una buena hogaza de pan para convertirse en un plato perfectamente equilibrado. Haz una buena cantidad porque es una receta que aguanta estupendamente la fiambrera. ¿Y a quién no le reconforta un guiso rico en mitad de un día de trabajo?

Paso 1:

Pela los ajos y pícalos finamente en brunoise, es decir, en cubitos pequeños. Pela la cebolla, pártela por la mitad y, apoyando la parte plana sobre la tabla de cocina y pícala también en brunoise. Retira las hebras de las judías verdes con ayuda de un pelador, corta sus extremos y pártelas en trozos medianos.

Paso 2:

Si te resulta complicado pelar los tomates tal cual, escáldalos para eliminar su piel. Para ello, pon una olla con abundante agua a hervir y prepara un recipiente con agua y hielo. Practica dos incisiones en forma de cruz en la base de los tomates y, cuando el agua llegue a ebullición, échalos dentro de la olla y cuenta un minuto. Transcurrido ese tiempo, sácalos y refréscalos en el recipiente de agua y hielo para cortar la cocción. Cuando se enfríen, la piel saldrá prácticamente sola. Una vez pelados, ábrelos, vacíalos de semillas y córtalos en trozos.

Paso 3:

Cubre el fondo de la olla con una fina película de aceite. Pon la olla al fuego y, cuando el aceite se caliente, añade la ternera y rehoga hasta dorarla. Retírala y echa los ajos. Sofríelos hasta que empiecen a dorarse y entonces agrega la cebolla. Cuando la cebolla esté transparente, echa los tomates y baja un poco el fuego. Remueve hasta que se deshagan y vuelve a añadir la carne.  Agrega el comino, remueve de nuevo para integrarlo todo y vierte el caldo de carne. 

Paso 4:

Deja cocer a fuego medio bajo hasta que la carne esté tierna, lo cual puede llevar de 45 minutos a una hora. A los 25 minutos, agrega las judías verdes y remueve. Si observas que se queda seco, añade más caldo de carne y mueve el guiso de vez en cuando para evitar que se pegue. 

Paso 5:

Cuando el guiso esté hecho, pruébalo para rectificar de sal, pimienta y, posiblemente, azúcar; si los tomates no estaban muy maduros es posible que el guiso quede ligeramente ácido. Un poco de azúcar corregirá ese sabor indeseado.

Presentación:

Sirve tu ternera guisada con vainas y salsa de tomate recién hecha o guárdala de un día para otro para que se intensifiquen los sabores. Sea como sea, cuando la sirvas, añade un puñado de hojitas de perejil fresco por encima. ¡El contraste perfecto!

Sugerencia:

El caldo de carne DIA proporcionará a tu ternera guisada con vainas y salsa de tomate todo el jugo y la untuosidad que necesita para convertirse en un plato de 10.