abrir menú
logotipo Dia
abrir menu de usuario

Tiramisú sin huevo

Receta de: Postres y dulces
Plato: Postre
Cocina: Tradicional
Tiramisú sin huevo
Fácil
50 >
Tiramisú sin huevo
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Elaboración
Si piensas en un postre italiano, el primero que se te viene a la cabeza es el tiramisú. Este postre ha traspasado las fronteras del país transalpino para convertirse en un clásico internacional. Poca es la gente a la que no la encanta, y esta versión de tiramisú sin huevo que os traigo es igual de deliciosa que la receta tradicional, con la ventaja que es apta para aquellos que no puedan comer dicho alimento. Fantástica donde las haya e imprescindible. En primer lugar ponemos la nata en el congelador a enfriar para que a la hora de ir a montarla nos resulte micho más fácil. Pero solo una media hora antes, ya que no se tiene que congelar. Ahora nos ponemos a elaborar nuestro tiramisú. Para ello escogemos el molde donde lo vayamos a hacer. Yo escogí individuales ya que como voy a tener invitados así no tengo el engorro de tener que servirlo después. Cogemos los bizcochos de soletilla y los remojamos en una mezcla hecha con café un poco de coñac, y si queremos un poco de azúcar o unas gotas de sacarina, y las ponemos en el fondo de nuestro molde. Lo metemos en la nevera mientras hacemos la crema del tiramisú. Sacamos la nata del congelador, que debe de estar casi a punto de congelarse, y la montamos. Cuando este ya casi montada, le añadimos el azúcar y seguimos montando hasta que termine de montarse del todo. Por otro lado, cogemos un recipiente en el que echamos el queso mascarpone y lo batimos brevemente con un tenedor para dejarlo cremoso y sin grumos. Ahora mezclamos este queso mascarpone con la nata montada, poniendo cuidado y haciéndolo con movimientos envolventes para que no se baje la nata. Podemos echar un poco de esencia de vainilla, se que el tradicional no lleva pero a mí me gusta ese toque diferente. Sacamos los moldes de la nevera, y empezamos a hacer capas, alternando una capa de bizcochos remojados en café y coñac con otras de la mezcla de nata y mascarpone, asegurándonos de que la ultima capa sea siempre de la mezcla de la nata. Montado ya el tiramisú, lo guardamos en la nevera justo hasta el momento de consumir. Es preferible hacerlo con anterioridad, si es posible incluso de un día para otro, ya que así tendrá más consistencia. Cuando vayas a servir el delicioso tiramisú sin huevo que hemos preparado, lo espolvoreas por encima con un poco de cacao en polvo, y listo.