abrir menú
logotipo Dia
abrir menu de usuario

Trufas de chocolate negro

Receta de: Postres y dulces
Plato: Postre
Cocina: Ocasiones especiales, Para niños, Tradicional
Trufas de chocolate negro
Media
50 >
151-300
Trufas de chocolate negro
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Ingredientes
  • Chocolate negro (125 gr.)
  • Mantequilla (50 gr.)
  • Cognac (12 ml.)
  • Huevos (1 ud.)
  • Nata para montar (25 ml.)
  • Chocolate negro (75 gr.)
  • Cacao (25 gr., en polvo)
  • Chocolate negro (250 gr.)
  • Mantequilla (100 gr.)
  • Cognac (25 ml.)
  • Huevos (2 uds.)
  • Nata para montar (50 ml.)
  • Chocolate negro (150 gr.)
  • Cacao (50 gr., en polvo)
  • Chocolate negro (375 gr.)
  • Mantequilla (150 gr.)
  • Cognac (37 ml.)
  • Huevos (3 uds.)
  • Nata para montar (75 ml.)
  • Chocolate negro (225 gr.)
  • Cacao (75 gr., en polvo)
Elaboración

Una pequeña porción de chocolate… pero muy diferente al bombón. La trufa es un bocado exquisito elaborado con una mezcla de chocolate negro fundido, mantequilla y yema de huevo cuyo secreto está, sin duda, en el baño final de cacao en polvo. ¡Toda una delicia a la que no te podrás resistir!

Paso 1:

Lo primero que hay que hacer es fundir la primera cantidad de chocolate. Para ello, corta el chocolate en trozos medianos, ponlo en un bol y mételo en el microondas a media potencia durante 30 segundos. Pasado ese tiempo sácalo, remuévelo bien con una espátula y vuelve a meterlo, esta vez 20 segundos. Realiza esta operación cuantas veces sea necesario, pero es importante que lo hagas poco a poco y siempre removiendo… así evitarás que el chocolate se queme o que se endurezca por encima. También lo puedes derretir al fuego, ¡eso sí! Nunca al fuego directamente. Debes hacerlo al baño María, con cuidado de que no entre ni una gota de agua en el chocolate.

Paso 2:

Una vez que el chocolate este bien fundido y liso, añade la mantequilla en cubitos u fúndela. Fuera del fuego añade las yemas de huevo, el coñac y la nata. Muévelo para que se mezcle todo bien y deja enfriar en la nevera al menos 4 horas en un recipiente plano y amplio.

Paso 3:

Una vez enfriado el chocolate, haz bolitas con la ayuda de una cuchara y con las manos. Vuelve a meter estas bolitas en la nevera durante una hora.

Paso 4:

Por otro lado, funde la otra cantidad –ya menor- de chocolate hasta que quede bien líquida. Con la ayuda de un tenedor pasa por el chocolate fundido tus bolitas frías de chocolate, y coloca sobre una rejilla para que escurra el exceso. Vuelva a enfriar durante una hora más. 

Paso 5:

Finalmente, “revuelca” las trufas por el cacao en polvo y guárdalo en frío hasta el momento de servir.

Presentación:

Sirve tus trufas fresquitas, en una pequeña bandeja de presentación… ¡también son una idea perfecta para regalar si las metes en una bonita caja de colores!